Diario Vasco

Valencia, 1 dic (EFE).- Toni Nadal, entrenador del Rafa Nadal, señaló en una entrevista concedida a Efe que la gran ilusión que tienen para la próxima temporada es volver a ganar un torneo de Grand Slam y no ocultó su preferencia por repetir éxito en París y conseguir el que sería su décimo Roland Garros.

"La ilusión es ganar, por encima de todo, un Grand Slam la próxima temporada, el que sea, pero ojalá volvamos ganar un Roland Garros", comentó tras participar en una conferencia de la Gira "Motivadores" que el Banco Mediolanum organizó en Valencia.

Tras el cambio de dominador en el circuito, con la ascensión al número uno de Andy Murray, la irrupción de jóvenes valores y el gran final de temporada de Juan Martín Del Potro, Toni Nadal auguró una próxima temporada abierta, si bien apuntó que Murray y Djokovic siguen un peldaño por encima del resto.

"La temporada que viene está abierta, aunque hay dos que parten como claros favoritos, que son Murray y Djokovic porque los resultados de los últimos años, y de este año en particular, así lo atestiguan, y después hay toda una serie de candidatos a estar arriba del todo también", explicó.

"Yo incluyo también a Rafael porque sé cómo entrenamos, sé la motivación que tenemos y la ilusión con la que trabajamos día a día. También pienso que este año que acaba, si no hubiéramos tenido la lesión, estábamos jugando a un muy buen nivel y éramos aspirantes claros a ganar Roland Garros, junto con Djokovic. Al final la gente se prepara concienzudamente y será un año difícil", agregó.

Ante las voces que en los últimos dos años han mostrado sus dudas sobre las posibilidades de Rafa Nadal de volver a recuperar su mejor nivel de juego, su técnico no se mostró para nada molesto.

"No me molestan y entiendo que la gente pueda opinar y pensar lo que quiera. Es muy normal que la gente tenga dudas lógicas de si Rafael volverá a estar arriba, porque también las tenemos nosotros, aunque aún creemos que lo vamos a hacer bien", apuntó.

"Hasta mis hijos pequeños me preguntan si Rafael volverá ganar un Grand Slam y yo le digo que sí, porque estoy convencido y creo que lo vamos a hacer. Nosotros estamos dispuestos a hacer todo lo necesario aún sabiendo que no será fácil", añadió.

De cara al próximo año, comentó a Efe que le pediría que les respetaran las lesiones, aunque matizó que "al final me acostumbro a no pedir demasiadas cosas, con lo que tenemos, trabajamos. Si tenemos algún problema, a solventarlo y trabajar con ello. No me gusta quejarme más de la cuenta, cada cual tiene lo que la naturaleza le ha otorgado".

De cara a la Copa Davis, en la que España ha retornado al grupo Mundial, Toni Nadal destacó que "la implicación está ahí, hay un compromiso claro de los jugadores en hacer un esfuerzo más para intentar ganar".

"Hemos tenido un mal sorteo al jugar en primera ronda ante Croacia, que es rival complicado. Cilic está jugando bien, pese a perder la final el otro día. Es un a eliminatoria realmente complicada, en una superficie que no nos favorece, pero ilusión le vamos a poner todos", recalcó.

Tras más de una década recorriendo el circuito profesional junto a su sobrino, Toni Nadal señaló que el día que se retire Rafa seguirá entrenando, aunque reconoció que no viajará tanto.

"Mi carrera como entrenador no se acabará el día que se retire Rafa. Continuaré con la academia, tenemos bastantes buenos jugadores con los que me gusta implicarme. Voy a seguir viajando, pero tampoco tengo ya una edad, pero puntualmente viajar sí me gustaría, poder ayudar a un joven de la academia porque a mí lo que me gusta y me apasiona es el tenis", subrayó.

Durante su conferencia sobre motivación, Toni Nadal, repasó su carrera desde los inicios de Rafa siendo un niño hasta la actualidad, repasando numerosas anécdotas. Así, señaló que su sobrino hubiera preferido ser jugador profesional de fútbol a tenista, ya que compaginó ambos deportes hasta los 13 años.

"Si hubiera tenido opciones de jugar en el Real Madrid no hubiera seguido en el tenis, aunque he de decir que elige muy mal los equipos", señaló entre risas.

Nadal reconoció que cuando Rafa contaba con 19 años ya habían llegado mucho más lejos de lo que pensaban y explicó que por encima del talento natural de su discípulo fue mucho más importante el poder moldearlo, que su sobrino tuviera capacidad de aprendizaje y de querer mejorar cada día, una faceta en la que puso como ejemplo al tenista David Ferrer, del que dijo que ése era su gran talento.

"La capacidad de aguante es lo que más le ha hecho ganar partidos. Es el jugador que más torneos ha ganado jugando mal porque él esta siempre dispuesto a dar algo más", señaló Toni, quien afirmó que la ilusión y la exigencia han sido la base de sus éxitos.