Diario Vasco

Bruselas, 1 dic (EFE).- El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) pidió hoy determinar, de acuerdo al derecho comunitario, el carácter de "duradera" de una lesión sufrida por un trabajador en Barcelona (España) que presentó una demanda por despido improcedente al estar de baja médica cuando fue despedido.

El Tribunal, con sede en Luxemburgo, respondió así a una pregunta de un jugado de Barcelona que lleva el caso de un trabajador de un hotel de esa ciudad con contrato temporal que fue despedido mientras continuaba de baja por un accidente laboral.

El juez preguntó a la Justicia europea si la situación de este empleado puede calificarse de "discapacidad" en el sentido de la legislación europea y si el Derecho de la Unión puede interpretarse en el sentido de que los despidos por causa de accidente laboral lesionan principios como el de igualdad, recogidos en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE.

El trabajador había presentado una demanda para que se declarara nulo el despido por vulneración de derechos fundamentales y se le pagara una indemnización por daños morales y materiales, o en su defecto que el despido fuera declarado improcedente.

La corte falló hoy que el trabajador en cuestión sufrió una limitación de su capacidad a causa de una dolencia física, y que para determinar si su situación está incluida en el concepto de "discapacidad", el juzgado de Barcelona deberá comprobar si la limitación de la capacidad posee el carácter de "duradera".

Añadió que el hecho de que una persona se encuentre en una situación de incapacidad temporal, en el sentido del Derecho nacional, por una duración incierta, como causa de un accidente de trabajo, no quiere decir que la limitación de la capacidad no pueda ser considerada como "duradera", en el sentido de la definición de "discapacidad" recogida en la normativa comunitaria.

El tribunal europeo dijo que, para comprobar el carácter duradero de una limitación, se debe tener en cuenta que en la fecha en la que tiene lugar la supuesta discriminación, la incapacidad de la persona en cuestión no presente una perspectiva clara de finalización a corto plazo.

Tampoco que pueda persistir más allá del tiempo medio necesario para curar una herida de ese tipo.

Asimismo, para comprobar el carácter duradero de la limitación, el juzgado remitente debe basarse en los elementos objetivos de los que disponga, en particular, en documentos y certificados médicos que evalúen la duración probable de la dolencia en cuestión.

Por lo que se refiere a la violación de determinados principios y derechos recogidos en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, el tribunal recordó que ésta está destinada a los Estados miembros únicamente cuando apliquen el Derecho de la Unión.

En este momento procesal, se desconoce si el Derecho de la Unión es de aplicación al presente caso, ya que es el juzgado remitente, y a raíz de la presente sentencia, el encargado de apreciar su aplicación.

Por ello, el Tribunal de Justicia se declaró incompetente para responder a las restantes preguntas.