Diario Vasco

Roma, 1 dic (EFE).- La expectación entre los inversores por el resultado del referéndum del próximo día 4 en Italia se mantuvo hoy ante el escenario que puede abrirse y por las consecuencias sobre la situación de la banca y la economía del país en general.

Los inversores en Milán, pero también en los demás mercados europeos, miran con atención la consulta que ha convocado el Gobierno del primer ministro italiano, Matteo Renzi, con la que pretende aprobar una reformar la constitución y poner fin, entre otras cosas, a la función legislativa del Senado.

Según las últimas encuestas, el rechazo a la reforma de Renzi alcanzaría el 55 % frente a un 45 % a favor.

El presidente del grupo Generali, Gabriele Galateri, consideró hoy en Milán que frente al referéndum "hay atención y preocupación" en los mercados financieros.

También el economista italiano Francesco Gaetano Caltagirone dijo hoy en Roma que en el caso de que gane el "no", "aumentará fuertemente la volatilidad en los mercados, aunque no de forma permanente".

Renzi vinculó su continuidad en el cargo con el resultado del plebiscito, luego suavizó el ultimátum y reconoció que se había equivocado al personificar en exceso la reforma, pero en los últimos días ha sugerido que no permanecerá en el Gobierno si no puede poner en marcha políticas para mejorar el país.

"Si tengo que estar en el Parlamento para hacer lo que han hecho todos aquellos que han estado antes que yo, es decir, ir tirando, mantenerme a flote, eso no va conmigo. Solo puedo ser primer ministro si puedo cambiar el país", ha dicho.

Existe inquietud entre los inversores, señala el Banco de Italia en un informe publicado en su página web, porque no está claro qué escenario se abrirá tras la consulta, si Renzi seguirá al frente del Ejecutivo, si dejará su cargo, si se nombrará un gobierno técnico, o si se convocarán elecciones.

"Los indicadores de mercado muestran un aumento de la volatilidad a la espera de las acciones italianas durante la primera semana de diciembre, cuando se celebre el referéndum sobre la reforma de la constitución", dice el Banco de Italia.

Para el banco central italiano, existen tensiones en los mercados financieros por "los desarrollos políticos que se puedan producir" en Italia.

Revela, además, que "tras las elecciones en Estados Unidos", donde ha vencido el republicano Donald Trump, "la prima de riesgo" italiana -que mide el diferencial entre el bono alemán a diez años y el italiano en el mismo periodo- "ha subido".

De hecho, hoy, se situó en los 168 puntos básicos.

Italia se encuentra en un momento delicado: Desde el punto de vista económico, su sector bancario presenta un problema de acumulación de créditos morosos importante y además el Gobierno de Renzi han protagonizado tensiones con Bruselas por el Presupuesto del próximo año.

En cuanto al problema de la banca, Monte dei Paschi di Siena, el banco más antiguo del mundo, es uno de los más afectados y fue en julio el único banco por debajo de los valores mínimos exigidos entre los 51 evaluados por la Autoridad Bancaria Europea.

En estos momentos, está en medio de una ampliación de capital de 5.000 millones de euros, la tercera en los tres últimos años, para la que necesita inversión privada.

En los últimos días, algunas informaciones han sugerido que si el Ejecutivo de Renzi pierde el plebiscito, el país se sumergiría en una situación de inestabilidad política y económica que podría ahuyentar a los inversores y perjudicar a esta ampliación de capital.

"Creo que no hay ninguna relación entre el referéndum y la ampliación de MPS", ha afirmado el vicesecretario del Gobierno, Luca Lotti.

En cuanto a la relación con Bruselas, Italia ha presentado un borrador del Presupuesto para 2017 en el que ha pedido cierto margen de maniobra por el esfuerzo económico que tiene que realizar para reconstruir las áreas afectadas por los terremotos que han sacudido el centro del país.

Además esta semana, justo antes del referéndum, Renzi anunció que bajará los impuestos y subirá los gastos en partidas como las pensiones, la sanidad o la ayuda a las pequeñas y medianas empresas.

En la oposición, el líder de la xenófoba Liga Norte, Matteo Salvini, que es partidario de rechazar la reforma, excluye que tumbarla desestabilice al país.

"Esto es terrorismo. Lo han hecho ya con el 'brexit' en junio, han dicho si gana el 'brexit', Londres salta por los aires. En lugar de eso, la economía británica está creciendo como nunca en los últimos once años. No ocurrió nada y de hecho Reino Unido vuela", ha dicho.

La Bolsa de Milán iniciaba la semana con fuertes caídas, pero en los tres últimos días los inversores han optado por las compras y hoy ganó un 0,99 % al cierre.