Diario Vasco

(actualiza con nuevas declaraciones de Renzi)

Roma, 1 dic (EFE).- El referéndum convocado en Italia para el 4 de diciembre sobre la reforma constitucional no es "sobre mí", dijo hoy el primer ministro, Matteo Renzi, quien aseguró que no está "personalizando" la consulta.

"Este referéndum no afecta al que suscribe", declaró Renzi al canal de televisión "SkyTG24", donde dijo que la oportunidad que plantea a los italianos la consulta "es una ocasión que no vuelve en veinte años".

La reforma constitucional que, entre otras cosas, elimina la función legislativa del Senado, deberá ser refrendada en esa consulta del domingo, una cita que se perfila crucial no solo para la norma sino para el propio gobierno, pues Renzi amenazó con dimitir si no salía adelante.

"Yo soy mucho menos importante que la reforma constitucional", insistió Renzi, quien vinculó inicialmente el resultado del referéndum con su continuidad al frente del Ejecutivo, aunque posteriormente lamentó haber hecho esa relación.

Y respondió al rechazo del Movimento 5 Estrellas (M5S) a la reforma propuesta personalizando en su líder, Beppe Grillo, de quien dijo que "teme que los electores voten con la cabeza".

"Los electores saben que con el 'no' la casta se queda", afirmó Renzi, que aludió a ese concepto ("casta") muy empleado por los líderes del M5S para referirse a los políticos tradicionales.

Criticó el tono duro que están utilizando algunos partidos de la oposición y aludió de nuevo al M5S para condenar las palabras pronunciadas por Grillo cuando opinó que Renzi ejerce de "asesino en serie" para el futuro de los italianos.

Renzi reconoció que al hablar de los partidos que apuestan por el "no", prácticamente toda la oposición en la que se encuentran grupos como Forza Italia, Liga Norte o M5S, ha "podido decir que ha habido una coalición no del todo coherente, más como un revoltijo", pero matizó que nunca ha "ofendido a nadie" ni ha hablado "como ha hecho Grillo, de 'asesino en serie'".

En clave nacional, auguró que las consecuencias de una victoria de los que rechazan la reforma constitucional "se verán desde el próximo lunes" y afectarán sobre todo "a la próxima generación".

Además, defendió la gestión de su gobierno y aseguró que Italia crecerá este año por encima del 1 % previsto por el Ejecutivo, una estimación que se ha fijado en esa cifra por prudencia.

"El crecimiento será más alto que el estimado por el Gobierno", señaló.

"El Producto Interior Bruto por fin ha abandonado la cifra del cero coma algo. El crecimiento en el 2016 será más alto que el estimado porque estamos siendo sabios, atentos y prudentes", agregó.

A grandes rasgos, la reforma sometida a votación el domingo hará que el Senado sea un ente de representación territorial y pasará de tener 315 senadores a un máximo de cien que serán elegidos por los Gobiernos regionales y locales, y que no percibirán sueldo pero gozarán de la inmunidad parlamentaria.

"El domingo con el 'sí' acaba la anomalía italiana", declaró Renzi a propósito de un sistema constitucional que ha permitido la proverbial inestabilidad política en el país transalpino y que el primer ministro asegura quedará modificado decisivamente si se aprueba la reforma.

El sistema bicameral vigente y el retraso que impone en la tramitación de las leyes es el objetivo principal del cambio constitucional propuesto por el Ejecutivo de Renzi, quien aspira a una gestión más ágil y a que Italia no sea conocida por la lentitud de las reformas que los diferentes Gobiernos han intentado llevar adelante.