Diario Vasco

Kabul, 1 dic (EFE).- La misión de la ONU en Afganistán, Unama, reconoció hoy que mantiene conversaciones con los talibanes desde hace años, después de que la oficina política de los insurgentes en Catar asegurase que se reunirá pronto con el jefe de la legación, Tadamichi Yamamoto.

"La Unama ha hecho público en los últimos años que entabla conversaciones con todas las partes, incluidos los talibanes, en asuntos de paz, la necesidad de tomar todas las medidas para proteger a los civiles y temas humanitarios", aseveró a Efe el director de Comunicación de la misión, Liam McDowall.

El diplomático, que evitó referirse directamente a la posible reunión de Yamamoto, aseveró que "las autoridades afganas están al tanto de los contactos de la Unama en Doha" y agregó que continuarán aconsejando a "todos" los bandos del conflicto.

"La Unama es una misión política y como tal utiliza sus buenos oficios con todas las partes para apoyar la restauración de la paz en Afganistán y mejorar la calidad de vida de los afganos", agregó McDowall en una respuesta escrita.

Durante la visita de una delegación de seis periodistas y analistas afganos a la oficina talibana en Catar, un evento sin precedentes que finalizó hoy tras tres días de debates, el líder insurgente Shuhabuddin Delawar anunció que Yamamoto tiene previsto visitarles pronto.

Afirmó que, de hecho, todos los jefes que ha tenido la Unama desde su creación en 2002 visitaron la oficina catarí, según el relato difundido en redes sociales por uno de los miembros de la delegación visitante, el analista y profesor universitario Faiz Muhammad Zaland.

En cuanto a la posible resurrección del proceso de paz con el Gobierno afgano, Delawar aseveró que para su formación la paz es una "prioridad" sobre la guerra, pero criticó que Kabul carece de un plan que permita "comenzar y continuar" un diálogo.

"Ahora, de nuevo por iniciativa de los talibanes, se abre una oportunidad para considerar el establecimiento de un movimiento entre afganos para el inicio, continuación y éxito de un diálogo de paz", destacó el miembro de la oficina política, según Zaland.

No obstante, reiteró que para avanzar en un proceso que ponga fin al conflicto iniciado tras la caída de su régimen con la invasión estadounidense en 2001, es "imprescindible" que Washington retire sus tropas de Afganistán.

El Ejecutivo afgano y los talibanes mantuvieron una primera y última reunión oficial en julio de 2015, pero el proceso se suspendió días después al conocerse la muerte del fundador del movimiento insurgente, el mulá Omar, dos años antes.

Desde el fin de la misión de combate de la OTAN en enero de ese año, los talibanes han ganado terreno en diferentes puntos del país y controlan ya cerca de un tercio del territorio afgano, según datos de EE.UU.