Diario Vasco

Barcelona, 1 dic (EFE).- El entrenador del Panathinaikos, Xavi Pascual, que mañana (21.00 horas) visitará el Palau Blaugrana por primera vez desde que dejó el banquillo del Barcelona el pasado verano, ha admitido que "será un reencuentro emocionante" que vivirá con "normalidad" y "agradecimiento".

El que fue preparador del equipo azulgrana durante ocho temporadas regresa a sus orígenes y este jueves, tras aterrizar en Barcelona, ha comparecido en rueda de prensa para valorar el partido de Euroliga ante su exequipo.

"No espero nada en concreto, pero me imagino que vamos a compartir una buena noche. Podré ver caras que forman parte de mi familia. Será un reencuentro emocionante y lo voy a vivir con normalidad y agradecimiento", ha explicado.

Al técnico catalán le hace "ilusión" ver de nuevo a caras conocidas en una "nueva situación" en su carrera como entrenador, algo que afronta "desde la naturalidad de que estas cosas son así".

"Regresar al Palau será especial, pero por otra parte creo que inmediatamente estaré para hacer una buena dirección de partido y sacar un buen resultado", ha insistido.

Pascual, que fichó por el Panathinaikos a finales de octubre en sustitución de Argyris Pedoulakis, ha relatado que su nuevo club le ha recibido con "los brazos abiertos".

"Estoy muy contento por cómo me han recibido. Me siento muy a gusto y tengo la sensación de no llevar 40 días ahí sino mucho más tiempo", ha puntualizado.

Sobre su plantilla actual, ha admitido que es distinto asumir un banquillo con la temporada iniciada. "Las características de algunos de los jugadores se parecen más a los primeros años del Barcelona que en los últimos. Los entrenadores nos tenemos que adaptar a los jugadores que tenemos", ha añadido.

Preguntado por la situación de su exequipo, que encadena tres derrotas consecutivas en la Euroliga, el entrenador de la escuadra griega ha elogiado la figura de Georgios Bartzokas en el banquillo.

"Creo que todos los equipos necesitan su tiempo. El Barça está en muy buenas manos. Esto es muy largo. Aquí tenemos poca paciencia para las cosas y estoy seguro de que les irá muy bien", ha reflexionado.

En este sentido, Pascual no cree que tenga ventaja mañana por el hecho de haber entrenado a alguno de los jugadores del equipo azulgrana.

"Hay algunos que no los había tenido. No hay ventajas. Los partidos dependen de muchísimas cosas. Hay muchos matices diferentes", ha señalado.

Pascual no ha querido ahondar en su adiós del Barcelona -"el pasado es el pasado y no tengo ningún tipo de intención de hablar de él", ha dicho- y ha preferido centrarse en el encuentro de mañana en una competición en la que, en su opinión, "hay mucha igualdad".

"Los equipos más grandes estarán arriba. Siempre hemos estado cerca de la victoria y vamos a intentarlo, a pesar de que en el Palau casi nadie gana. El Barcelona es uno de los mejores equipos del continente, con una plantilla y un entrenador extraordinarios", ha zanjado.