Diario Vasco

Bagdad, 1 dic (EFE).- El número de soldados iraquíes muertos el pasado mes de noviembre (1.959) se triplicó respecto al mes de octubre, en el que fallecieron 672, según un comunicado difundido hoy por la misión de la ONU para Irak, UNAMI (en sus siglas en inglés).

Este gran aumento de bajas registrado en las filas de las fuerzas de seguridad, incluidas las kurdas "peshmergas", se produce tras el inicio, el 17 de octubre, de la ofensiva para arrebatar al grupo terrorista Estado Islámico (EI) la ciudad septentrional de Mosul, capital de la provincia de Nínive y principal bastión yihadista.

Ni el Ejército iraquí, ni las fuerzas kurdas peshmergas informan de sus muertos o heridos en los combates frente a los extremistas del Estado Islámico, que todavía resisten en el interior de Mosul y otras partes del país.

El comunicado no incluye, como es habitual, los miembros de seguridad muertos en la provincia de Al Anbar, donde también hay presencia de combatientes del EI.

Asimismo, tampoco especifica los lugares o las provincias donde fallecieron los uniformados.

UNAMI calculó que, en total, el pasado mes de noviembre murieron al menos 2.885 personas, de las cuales, al menos 926 eran civiles, incluidos los miembros de la Policía Federal y los bomberos.

Asimismo, otras 1.380 personas resultaron heridas en actos violentos o terroristas en Irak, durante el mes pasado.

En cuanto a las víctimas civiles, la UNAMI precisó que la capital iraquí fue la más afectada con al menos 152 civiles muertos y otros 581 heridos, por delante de la provincia de Nínive, donde sigue la ofensiva para recuperar su capital Mosul del grupo yihadista Estado Islámico (EI), con al menos 332 muertos y 114 heridos.

Asimismo, en la provincia de Al Anbar se registraron al menos 292 muertos y 98 heridos.

El total de víctimas mortales de noviembre - 2.885 - entre civiles y soldados, contrasta con el registrado en octubre, cuando murieron 1.792 personas, y septiembre, mes en el que perdieron la vida 1.003 personas en actos violentos o terroristas.

El representante de la ONU para Irak, Ján Kubi, destacó que el EI "ha utilizado las tácticas más crueles, usando casas de civiles como posiciones de tiro, así como secuestrando y moviendo a la fuerza a civiles, utilizándolos como escudos humanos".

El pasado 17 de octubre, las tropas iraquíes y kurdas iniciaron una gran ofensiva desde varios frentes para arrebatar al EI la provincia de Nínive y Mosul, que fue conquistada por los terroristas en 2014.