Diario Vasco

Río de Janeiro, 1 dic (EFE).- Marvin Henriques Correia, amigo y supuesto cómplice del brasileño que confesó el asesinato de cuatro miembros de su familia en España, fue puesto en libertad condicional y será vigilado con un dispositivo electrónico mientras la Justicia decide su situación, informó hoy su abogado.

Henriques Correia, contra quien la Policía brasileña presentó cargos por "participación en el crimen" a raíz de los mensajes que intercambió por teléfono con el llamado "descuartizador de Pioz", abandonó el miércoles la prisión en el estado de Paraíba (nordeste de Brasil) en la que estaba recluido y se comprometió a presentarse ante la Justicia cuando sea requerido.

"La jueza responsable por el caso atendió nuestra petición para revocar la orden de prisión preventiva incluso antes de analizar un hábeas corpus que habíamos presentado por considerar que Marvin no constituye una amenaza", dijo a Efe su abogado, Sheyrner Asfora.

El defensor agregó que Henriques Correia está cumpliendo la determinación judicial en su casa, en donde tendrá que estar siempre antes de las diez de la noche, y que las autoridades ya le colocaron una tobillera electrónica con la que será vigilado.

"Ahora tendrá que esperar a que la Justicia determine si acepta la acusación presentada por la Policía y le abre un proceso, o si archiva el caso", agregó el abogado.

De acuerdo con Asfora, antes de abrir proceso, la Justicia también tendrá que tener en cuenta el resultado de los exámenes de sanidad mental que fueron solicitados por la Fiscalía con el fin de determinar "si hay algún impedimento" para el procesamiento de Henriques Correia.

Pese a que la Policía Federal brasileña se abstuvo de formular cargos contra el joven de 18 años por considerar que no cometió ningún crimen, la Policía Civil del estado de Paraíba consideró que, por el simple intercambio de mensajes por Whatsapp con el homicida, Henriques Correia fue copartícipe de uno de los cuatro homicidios.

Al acusado en Brasil sólo se le vincula a uno de los cuatro crímenes porque los mensajes mostraron que su conversación con el asesino confeso, Patrick Nogueira Oliveira, comenzó después de que éste ya había matado a su tía y a los dos niños de la pareja.

Henriques Correia, preso desde el 28 de octubre en Joao Pessoa, la capital de Paraíba, fue arrestado luego de que la Policía brasileña descubriera que había intercambiado mensajes con Nogueira mientras cometía sus crímenes en Pioz, localidad a unos 60 kilómetros de Madrid.

La conversación entre ambos comienza a las 14.06 hora brasileña (19.06 hora española) del 17 de agosto, el día en que Nogueira asesinó y descuartizó en España a su tío Marcos Nogueira, su esposa, Janaína Américo, y los dos niños pequeños de la pareja, de uno y cuatro años de edad.

Los mensajes dejaron claro que Henriques Correia supo que su amigo ya había asesinado a la tía y a los dos niños y que estaba esperando al tío también para matarlo.

Nogueira le relató a su amigo detalles de lo ocurrido y sus intenciones, y hasta le envió unas fotografías que se tomó en la escena del crimen junto a los cuerpos.

Su amigo, que estaba en Brasil, llegó a reír y a aconsejarle que una vez que concluyera, saliera de la casa por la puerta principal y con la mayor normalidad para no levantar sospechas.