Diario Vasco

Roma, 1 dic (EFE).- El ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, afirmó hoy que el Reino Unido seguirá trabajando con otros países europeos para contener la inmigración irregular y luchar contra el Estado Islámico (EI), a pesar del "brexit".

Johnson realizó estas reflexiones durante el foro "Diálogos Mediterráneos", que comenzó hoy y que concluirá el próximo 3 de diciembre.

El ministro participó en una mesa de debate, en la que también estuvo presente el vicepresidente primero de la de la Comisión Europea (CE), Frans Timmermans, entre otros.

Comenzó su intervención dejando claro que "el hecho de que Reino Unido haya decidido abandonar la UE no significa que haya decidido abandonar Europa y las relaciones con los países" del Viejo Continente.

Por ello, señaló, trabaja y seguirá haciéndolo en la lucha contra el EI, un grupo terrorista que -dijo- hay que "derrotar militarmente".

Opinó que es necesario poner fin a la actividad de este grupo terrorista para acabar con la amenaza que supone a nivel mundial y también para evitar que miles de personas huyan de sus países hacia Europa.

Johnson consideró que la crisis migratoria y el drama de los refugiados son cuestiones prioritarias para Europa, y por tanto también para el Reino Unido, y por eso el país colaborará estrechamente para controlar las llegadas ilegales al continente.

"Entendemos perfectamente que las fronteras para garantizar nuestra seguridad están en el Mediterráneo y es muy larga esta línea", expuso.

Explicó que el Reino Unido está presente en el Mediterráneo con embarcaciones que participan en operaciones europeas como el dispositivo Sophia y dijo que sus naves patrullan la zona con el objetivo de neutralizar a los traficantes de personas.

Para solucionar el problema migratorio, subrayó, es preciso "afrontar los orígenes", es decir, actuar en los países de procedencia de las personas que huyen hacia Europa.

En esta línea, puso el acento en Libia para valorar que es necesario "buscar un acuerdo" del estilo del que defiende Italia, que aboga por que los países miembros firmen un pacto con este y otros estados del norte de África similar al suscrito con Turquía.

"Es fundamental que la comunidad internacional se esfuerce para alcanzar este objetivo", dijo.

Pero al mismo tiempo señaló que son los propios ciudadanos libios los que "tienen que trabajar en su propio proceso para lograr un gobierno estable".

"Si miramos a Libia, creo que podemos afirmar que trabajando de forma conjunta hemos logrado un escenario, el actual, que es mucho mejor que el que había hace un año", apuntó.

En la mesa de diálogo también estuvo presente el vicepresidente de la CE, Frans Timmermans, que consideró que el Reino Unido, "dentro o fuera de la UE", pertenece "a Europa" y está "ligado al destino de Europa".

Timmermans también señaló que acabar con el EI debe ser prioritario para la comunidad internacional, pero destacó que las acciones para derrotar a este grupo terrorista no deben estar centradas exclusivamente en el ámbito militar.

"Luchar contra el EI es luchar también contra su posibilidad de reclutamiento, hay que trabajar para evitar la discriminación en nuestros países europeos, hay que mejorar la educación en nuestras escuelas y fomentar la integración" de las personas que llegan a Europa procedentes de otros continentes.

El foro fue iniciado por el ministro italiano de Exteriores, Paolo Gentiloni, que apuntó a la necesidad de que la comunidad internacional trabaje no solo en combatir al EI, sino en la "estabilización y reconstrucción posterior de las zonas liberadas".