Diario Vasco

Granada, 1 dic (EFE).- El triunfo logrado anoche por el Granada ante el Osasuna, al que se impuso por 1-0 en la ida de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey, sirvió para que los andaluces cortaran una racha de casi siete meses sin conseguir una victoria en encuentro de competición oficial.

El anterior triunfo del Granada llegó hace exactamente siete meses menos nueve días, el 9 de mayo, cuando en la penúltima jornada de la pasada Liga el conjunto entonces dirigido por José González se impuso por 1-4 en el Estadio Sánchez Pizjuán al Sevilla para asegurar su permanencia una campaña más en Primera División.

Desde entonces, los rojiblancos habían sido incapaces de ganar alguno de los catorce partidos oficiales disputados, todos de Liga, uno del curso pasado y trece del actual, racha que rompieron anoche ante el Osasuna en el Estadio Nuevo Los Cármenes en su estreno esta campaña en la competición copera.

Ahora, la formación que dirige Lucas Alcaraz tiene por delante el reto de volver a ganar en Liga, algo que intentará conseguir el sábado precisamente contra el Sevilla, que será el conjunto que visite Granada.