Diario Vasco

(Actualiza la FB4087 con más información)

Esta propuesta, presentada oficialmente por el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, a los sindicatos UGT y CCOO y a la patronal CEOE y Cepyme, coincide con la cifra avanzada hoy por el grupo parlamentario socialista dentro de un pacto con el Gobierno, y como requisito impuesto por el PSOE para apoyar los objetivos de déficit que el Ejecutivo quiere aprobar en 2017 y 2018.

Según Górriz, el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, ha reconocido que la propuesta responde al acuerdo para recabar el apoyo de los socialistas.

Tanto CCOO como UGT han señalado que si bien la propuesta les parece "un avance", es "absolutamente insuficiente" y, además, no cumple el compromiso de legislatura, ya que se refiere sólo al año 2017.

En un comunicado conjunto, ambos sindicatos han criticado el procedimiento empleado por el Gobierno, al "hurtar" al diálogo social de una negociación como la del salario mínimo y situarla en el ámbito político y parlamentario.

"Aún más grave" -han dicho- es la decisión de aprobarlo en Consejo de Ministros como real decreto ley, "devaluando cuando no negando el debate democrático en el Parlamento".

Los sindicatos han insistido en que la postura del Gobierno está "muy alejada" de sus pretensiones y han precisado que, además de la cuantía, es muy importante que la subida "no sea sólo cosa del año que viene" sino que recoja "un pacto de legislatura", para que en 2020 el SMI alcance el 60 % del salario medio.

El secretario de Política Sindical de UGT, Gonzalo Pino, ha pedido al Gobierno que atienda las necesidades y urgencias de las familias de este país, "porque las personas son lo primero".

UGT y CCOO han enfrentado la proposición del Gobierno a las demandas sindicales, que pasan por colocar el SMI (actualmente en 655,2 euros) en 800 euros mensuales el próximo año y en torno a los 1.000 euros al final de legislatura.

Los sindicatos también se han mostrado convencidos de que la reunión con el Ministerio de Empleo para negociar la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) ha sido el resultado del anuncio de las movilizaciones convocadas por los sindicatos tras las "restricciones" del Gobierno al diálogo social.