Diario Vasco

Londres, 1 dic (EFE).- En siete años, las solicitudes para participar en el Be Festival de Birmingham (Reino Unido), organizado por dos españoles, han pasado de 64 a 640 y los organizadores de este certamen europeo de teatro contemporáneo esperan superar esa cifra para la edición de 2017, cuyo plazo está abierto hasta el 15 de diciembre.

Hasta hoy se han recibido más de dos centenares de propuestas, de las que solo se seleccionarán entre 16 y 18 piezas para la próxima edición, que se celebrará del 4 al 8 de julio, y que servirá como escaparate de nuevas tendencias teatrales con especial hincapié en el cruce de fronteras, desde lingüísticas a artísticas o culturales.

Una iniciativa de los madrileños Isla Aguilar y Miguel Oyarzun que se ha convertido en un laboratorio teatral en el que se muestran pequeñas piezas -de un máximo de 30 minutos- llegadas de cualquier país europeo.

Porque el objetivo de este festival es mezclar ideas y nacionalidades, explorar nuevos caminos teatrales y, sobre todo, que las obras sean vistas por programadores de toda Europa, que buscan cada año en Birmingham piezas que les sorprendan.

Los participantes reciben una remuneración pequeña, además de los gastos de viaje y alojamiento durante todos los días que dura el Be Festival porque para los organizadores es muy importante ese espíritu de convivencia que hace diferente esta cita.

Aguilar y Oyarzun explican a Efe que las compañías tienen así la oportunidad de interactuar con el público y conocer su opinión, además de charlar con los entre 40 y 50 programadores que acuden al festival.

Todo ello, además de optar a los premios que concede el Be y que consisten en becas para desarrollar proyectos o residencias en festivales como el de Bilbao o Sarajevo.

Un impulso para "piezas difíciles de etiquetar", con puestas en escena "a caballo entre las artes plásticas, el circo y el teatro", con una gran importancia de las nuevas tecnologías, destaca Oyarzun.

Son propuestas que no suelen encontrar fácilmente espacios de exhibición y que sin embargo responden fielmente a la realidad, a lo que pasa hoy en día en cualquier rincón de Europa, agrega Aguilar.

Una forma diferente de crear contactos, de intercambiar opiniones y de escuchar lo que el público tiene que decir de las piezas y en un ambiente relajado, un proyecto apoyado por el Arts Council de Inglaterra, el Teatro Repertory de Birmingham y en programa Creative Europe de la UE.

El Be Festival se creó en 2010 después de Aguilar y Oyarzun llegaran a Birmingham para participar en una conferencia que buscaba nuevas ideas para promover las artes escénicas en la ciudad. Su idea de un certamen alternativo con una relación directa entre artistas y público gustó tanto que los responsables municipales les pidieron que se encargaran de ponerlo en pie.