Diario Vasco

Bruselas, 1 dic (EFE).- Los Estados miembros de la Unión Europea (UE) acordaron hoy desarrollar un reglamento común sobre drones que estandarice las normas nacionales de los países que ya han legislado sobre la aviación no tripulada y facilite la expansión de un sector al alza.

Los países tienen competencia para regular el uso de las aeronaves no tripuladas controladas a distancia que pesen menos de 150 kilos, pero la reglamentación varía de unos Estados a otros y en algunos casos ni siquiera existe.

Por ello, los ministros de Transporte de la UE, reunidos en Bruselas, acordaron que sea la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, por sus siglas en inglés) la que prepare una legislación común para unos aparatos que se utilizan en fotografía, protección civil, vigilancia aérea, control del tráfico o supervisión de las cosechas.

La misión de esa agencia, con asistencia de la Comisión Europea (CE), será desarrollar los procedimientos de seguridad adecuados a la variada paleta de usos de esos aparatos.

De esa forma se aportará estabilidad legal a "una industria en rápida expansión con un amplio número de pequeñas y medianas empresas, así como de empresas emergentes", informó el Consejo de la UE.

El ministro español de Fomento, Íñigo de la Serna, declaró a la prensa que es un "reglamento que va a permitir, entre otras cuestiones, garantizar la seguridad de los drones para promover el desarrollo de una industria competitiva".

"Esto es fundamental, puesto que las normas han de ser comunes para toda la Unión Europea y que no suceda lo que está ocurriendo en estos momentos, dado que hay ciertas normas nacionales y una gran fragmentación", añadió.

En opinión del titular español de Fomento, se deben "respetar esas peculiaridades nacionales pero debe existir un marco común que sirva para regular la seguridad en la actividad de los drones, por un lado, y por otro, para promover una industria creciente y competitiva".

La nueva normativa deberá considerar que, si bien la gama de ese tipo de robots voladores es muy amplia, los más populares son los drones de menos de 25 kilos destinados al mercado civil.

En concreto, en 2015 se vendieron en la UE 1,7 millones de esos aparatos, el 98 % de ellos de menos de 2 kilos de peso, según datos del Parlamento Europeo.

Los países europeos pidieron a la EASA que "tenga en cuenta hasta qué punto se puede poner en peligro el tráfico aéreo o las personas en tierra" de forma que "las operaciones de alto riesgo requieran certificación mientras que los drones de menor riesgo solo necesiten adaptarse a las normas generales de la UE".

Además, la agencia que regula el tráfico aéreo en Europa deberá tener en cuenta una dimensión medioambiental, ya que "los drones tendrán que respetar las normas de ruido y emisiones de CO2, igual que cualquier otro aparato aéreo".

En el caso de España, el Gobierno está preparando un reglamento sobre esos aparatos, con limitaciones como un máximo de 100 metros de distancia y de 120 metros de altura entre dron y piloto, o la prohibición de pilotarlos en núcleos urbanos y la obligación de volarlos solo en las horas de sol y con buenas condiciones meteorológicas.

El Gobierno acelerará el reglamento en trámite con un real decreto para evitar el "cierto vacío que se pueda producir hasta la aplicación de este reglamento, dado que los plazos siempre son largos", explicó De la Serna.