Diario Vasco

(Añade más datos sobre la aportación española)

Lucerna , 1 dic .- España comprometerá 600,3 millones de euros adicionales para diferentes programas espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA) en los próximos años, informó hoy el ministro de Economía, Industria y Competitividad, Luis de Guindos.

"Hemos incrementado los presupuestos en más de 600 millones de euros", indicó el ministro en Lucerna, donde presidió hoy el Consejo Ministerial de la ESA, acompañado de la secretaria general de Industria y Pyme, Begoña Cristeto.

El Ministerio señaló en un comunicado que el plan de contribución de España a la ESA es para el periodo 2017-2024 y que en total ascenderá a 1.512,3 millones de euros.

Esta aportación supone un incremento de 600,3 millones de euros respecto a la aprobada en 2014.

De esta partida, 459 millones financiarán los programas de lanzadores, exploración, vuelos tripulados y microgravedad, navegación, telecomunicaciones, observación de la tierra, tecnología y seguridad.

El resto, 141,3 millones, irá destinado a las contribuciones obligatorias, que suponen la inversión de la ESA en la ciencia, así como otras actividades básicas y de funcionamiento de la Agencia.

De Guindos señaló además que normalmente la aportación obligatoria se sitúa en torno a los 150 millones de euros anuales para España y que ahora "nuestro compromiso a partir de 2018 es incrementarla en 50 millones", para llegar a unos 200 millones.

"El sector espacial es un sector relevante, da mucho empleo de calidad en España. Para nosotros tanto la presidencia de la Agencia, como este incremento del presupuesto son indicaciones claras del compromiso de España con este sector", recalcó el ministro.

Desde el año 2000, España ha conseguido más de 2.236 millones de euros en contratos de la ESA, y el sector espacial español ha aumentado su facturación: desde 230 millones a 750 millones entre 2000 y 2015, según el Ministerio que dirige De Guindos.

Las prioridades de España en este encuentro ministerial se centran, entre otras, en proseguir con la misión ExoMars, es decir con la segunda fase de la misión de exploración de Marte en 2020, pero también apoyar programas de observación de la Tierra y los nuevos lanzadores de la ESA, según Cristeto.

En general, España apuesta por "casi todos los programas", dado que el sector del espacio "es uno tan estratégico que normalmente lo que vamos buscando es tener presencia allí donde nuestras empresas pueden tener una mayor participación", indicó.

Entre las prioridades españolas también figura la misión AIDA, un proyecto común de la ESA y la NASA cuyo principal objetivo es estudiar si es posible desviar un asteroide que tenga una trayectoria de colisión con la Tierra.

La misión consta de dos programas -el europeo AIM de observación, en la que participa la empresa española GMV, y el estadounidense DART- comenzará en 2020 y dos años después llegará a un sistema binario de asteroides llamado Didymos.

La continuidad y por tanto la financiación de la misión europea, que ha finalizado la fase de diseño, depende ahora de la decisión que tomen los ministros.

"Somos optimistas", afirmó De Guindos al respecto, y reiteró que España buscará participación en programas de interés europeo pero que tengan sobre todo una posibilidad de máximo retorno para las empresas españolas.

El ministro dijo, por otra parte, que no considera necesaria la creación específica de una agencia espacial española, sino más bien "coordinar todos los actores del sector, de las administraciones y de los diferentes entes relacionados".

Apuntó a la Secretaria General de Industria, al Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), al ICEX, al ICO o a la Compañía Española de Financiación del Desarrollo (COFIDES).

Esa es la ventaja de tener a Industria dentro del Ministerio de Economía y Competitividad, concluyó.