Diario Vasco

Madrid, 1 dic (EFECOM).- España ha cerrado una excepcional temporada turística de verano como resultado del desfavorable contexto geopolítico que sigue afectando a sus principales competidores, el abaratamiento del transporte aéreo y el crecimiento del consumo en sus mercados emisores más importantes.

Los destinos de Turquía han sufrido una caída interanual del 37,1 % del volumen de turistas entre junio y septiembre, al restar a ese país 7 millones de clientes y los de Egipto registraron un descenso del 51,2 % (2,5 millones menos), según el barómetro de la rentabilidad y el empleo de los 105 principales destinos turísticos españoles, elaborado por Exceltur.

Además el transporte aéreo se ha abaratado un 4,7 % y el consumo ha repuntado en mercados como el español, el británico y el nórdico, lo que ha contribuido a acelerar el crecimiento de la actividad de los destinos vacacionales en paralelo a mejorar la rentabilidad socioeconómica del turismo.

Los ingresos por habitación disponible (RevPar) alcanzaron un nivel medio de 89,8 euros en los 53 destinos vacacionales analizados, lo que supone su valor máximo de la última década, superando ya en 27,4 euros los niveles precrisis de 2008.

Este contexto ha impulsado un aumento en los afiliados a la Seguridad Social en las ramas turísticas de los destinos de sol y playa español del 7,8 % en el periodo de junio a agosto, lo que se concreta en 21.963 nuevos puestos de trabajo.

Las zonas de sol y playa también se han beneficiado de un alargamiento de la temporada de verano por las buenas condiciones meteorológicas, confirmado por el repunte en el crecimiento de los ingresos por habitación en septiembre (del 13,7 %) y todavía más intenso durante octubre (del 15,7 %).

Los destinos urbanos han registrado igualmente un buen verano, aunque con un crecimiento algo inferior al de los vacacionales, con una subida del 7,1 % en RevPar, hasta 69 euros, ya por encima de los niveles de 2008, y un aumento del 5,9 % en el empleo turístico, si bien se aprecia una desaceleración en octubre.

El mejor comportamiento tanto en empleo como en ingresos de las zonas vacacionales durante el verano correspondió a los destinos de Baleares, resultado de los factores antes citados y de la cuantiosa inversión realizada en renovación de instalaciones.

Asimismo, se observa una notable mejoría de algunos destinos maduros de primera generación como Puerto de la Cruz (Tenerife) o Magaluf en Calviá (Mallorca), gracias a la inversión en la gradual transformación y reposicionamiento de su oferta de alojamiento, ocio y restauración.

Las ciudades de la costa más favorecidas por la demanda extranjera lideraron el comportamiento de los destinos urbanos, con San Sebastián a la cabeza, con el mayor nivel de RevPar (135,7 euros).