Diario Vasco

Barcelona, 1 dic (EFE).- El músico barcelonés Enric Montefusco proseguirá el próximo sábado, día 3, en Tarragona una gira que le llevará también a Barcelona y Madrid para presentar su primer disco en solitario, "Meridiana".

Tras el concierto en Les Golfes Club de Tarragona, Montefusco presentará "Meridiana" el 14 de diciembre en Barcelona -Casino l'Aliança del Poblenou-, dentro del Festival del Mil·leni, y luego visitará Valencia -16 de diciembre, Rambleta-, Madrid -16 de febrero, Teatro Lara- y Murcia -17 de febrero, sala REM-.

Montefusco, de 39 años y que lideró durante 18 años Standstill, banda que viró del hardcore-punk en inglés de sus inicios al rock independiente en castellano del final, cerró hace doce meses esa puerta y ha vuelto ahora en solitario con "Meridiana" (Buena Suerte), título referido a la avenida barcelonesa donde se crió, una calle que alojó a gran parte de los emigrantes españoles de los 60.

Pero, en esta ocasión, prescinde de guitarras y bajos eléctricos para narrar historias cotidianas con palmas, percusiones varias, violines, piano, acordeón, flauta, tible, violonchelo, viola, violín, mandolina, batería, guitarra española, guitarra de doce cuerdas y muchos coros, lo que conforma un disco coral, acústico y orgánico que Montefusco, voz y guitarra española, interpreta en directo acompañado por Ramon Rabinad, batería y coros; Aleix Puig, violín; y Pere Jou, teclados, trompeta, acordeón y coros.

Los recitales, a tenor de lo mostrado el pasado día 25 en Córdoba en la primera parada de la gira, incluye las nuevas canciones como "Adiós", "Meridiana", "Buenas noches", "Flauta man", "Vida plena", "Uno de nosotros", "Todo para todos", "Obra maestra" o "Lo poco que sé", así como dos recuerdos a Standstill -"¿Por qué me llamas a estas horas?" y "Adelante, Bonaparte"- y una versión de Albert Pla -"Todo es mentira"-.

"Me parece un temazo que grabó con Pascal Comelade y que pasó desapercibido", ha dicho a Efe Montefusco sobre esa canción del sabadellense, incluida en un repertorio en el que lucha "por no acomodarse a los estándares".

Además, "hay infinitas maneras de que los graves suenen intensos con recursos diferentes", comenta el barcelonés, mudado desde hace años a un pueblecito del Alt Empordà y que, en el caso de las canciones de su anterior grupo, les da "la vuelta" como si se tratara de "una brass band".

A su juicio, esta gira es "una reconciliación con la carretera, disfrutar de la proximidad y defender un proyecto en el que creo ciegamente". "Recuperar la fe es impagable", admite Montefusco sobre un repertorio de "una hora y cuarto intensa".

El barcelonés, que prevé la presencia de algún invitado en el concierto de su ciudad natal -en el disco grabaron doce músicos-, niega que el nuevo material funcione mejor en teatros que en festivales de verano ya que "es muy dinámico y rítmico", con lo que el resultado es "para estar de pie y bailar".

Asimismo, hay varias "buenas canciones" nuevas que no entraron en el disco y que también puede ir incorporando al repertorio, sostiene Montefusco.

El exlíder de Standstill irá alternando la gira con la dirección escénica de "Tata Mala", una obra teatral que se estrenó en el último festival Grec de Barcelona que parte de un texto de su pareja, Diana Bandini.

Montefusco llevará en breve a Madrid, para regresar de nuevo a Barcelona, un montaje en el que participan los Falcons de Barcelona y que trata sobre el poder de la cultura popular como herramienta para buscar lo que nos une y superar lo que nos da miedo.