Diario Vasco

Enredada

Raimundo Díaz.

Madrid, 1 dic (EFECOM).- La bolsa española comienza diciembre con una caída del 0,22 por ciento condicionada por el retroceso de la mayoría de las plazas europeas y por el efecto negativo que tiene en algunos sectores y compañías la subida del petróleo y del rendimiento de la deuda.

Cada día aumenta la probabilidad de que la Reserva Federal -banco central estadounidense- suba dentro de dos semanas los tipos de interés, como parecen adelantar los inversores con las ventas de deuda -hoy el rendimiento de los bonos españoles a largo plazo subió del 1,55 al 1,61 por ciento-.

Esta circunstancia está afectando a la compañías eléctricas, cuyas acciones, por el elevado y regular dividendo con que retribuyen, son consideradas como la deuda.

El crecimiento de los tipos, que se contagia a Europa, también está alimentado por el repunte del precio del petróleo -el barril de Brent se cambiaba esta tarde el 4 por ciento más caro que en la víspera, hasta 54 dólares- y por datos económicos favorables del sector manufacturero en los Estados Unidos.

Además, en este enredo en que vive la bolsa, que le encierra entre los barrotes de 8.600 y 8.700 puntos, también participa el pago de dividendo, que ha ayudado a la caída de Telefónica en esta jornada, en la que también le afectó el retroceso del sector tecnológico estadounidense después de que el supervisor del mercado dijera que vigilará con rapaz atención las cuentas de sus empresas.

Con la prima de riesgo en 125 puntos básicos, el principal indicador del mercado nacional, el IBEX 35, cayó 19 puntos, el 0,22 por ciento, hasta 8.669,2 puntos. En el año pierde el 9,17 por ciento.