Diario Vasco

Londres, 1 dic (EFE).- La compañía automovilística Rolls-Royce, fabricante también de motores para el sector de la marina y la aviación, informó hoy de que suprimirá 800 puestos de trabajo el año próximo en su área naval como parte de un plan de control de gastos.

El sector naval emplea a unas 4.800 personas en todo el mundo, de las que 400 están en el Reino Unido, la mayor parte de ellas en su sede de Bristol, en el oeste de Inglaterra, y el resto en sus instalaciones del centro inglés y de Escocia.

Rolls-Royce precisó que esta medida tiene como objetivo conseguir una reducción de costes de entre 45 millones y 50 millones de libras (entre 49,5 millones y 55 millones de euros) al año.

La medida se conoce después de que la fuerza laboral en su área marítima fuera suprimida en 2015, cuando tenía 6.000 personas.

Un portavoz de la empresa señaló que todo el sector naval se verá afectado por estos recortes, si bien precisó que tiene como objetivo aplicar bajas incentivadas.

"La continua debilidad del mercado que ha seguido a la fuerte caída de los precios del petróleo sigue teniendo un impacto adverso en nuestra cartera de pedidos y nuestra rentabilidad", dijo hoy el presidente del sector de negocios de Rolls, Mikael Makinen.

Además de fabricar motores, la empresa suministra servicios en materia de seguridad de las plataformas petroleras en el mar.