Diario Vasco

Madrid, 1 dic (EFECOM).- ING ha calculado que si a partir de los 25 años un ciudadano español destinara el importe que gasta diariamente en una cajetilla de tabaco -cinco euros- a un plan de pensiones contaría, en el momento de su jubilación, con más de un millón de euros, en concreto con 1.100.492 euros.

Se trata de uno de los ejemplos prácticos que la entidad ha elaborado para concienciar sobre la necesidad de contar con un plan de pensiones privado y para mostrar que compras habituales de pequeña cuantía -un café, una copa, una cajetilla de tabaco o una prenda de ropa- pueden constituir a la larga un desembolso importante.

Ese mismo español de 25 años podría ahorrar 220.098 euros para su jubilación si se privara del café matutino -al precio de un euro-, cantidad que se elevaría hasta 242.108 euros si prescindiera de gastarse unos cien euros mensuales en ropa.