Diario Vasco

Madrid, 1 dic (EFECOM).- La promotora estadounidense The Cordish Companies invertirá 2.200 millones de euros, que podrían llegar a 3.000 millones, para construir un "megacomplejo" de ocio de 134 hectáreas en Torres de la Alameda (Madrid), que generará más de 57.000 empleos y que afirma ser "distinto" al fallido Eurovegas.

El proyecto, que la empresa ha presentado hoy en un acto celebrado en Madrid, incluirá hoteles, restaurantes, oficinas, cines, un teatro, tres centros de convenciones y una zona de juego, y tendrá un impacto económico en la zona de entre 4.000 y 6.000 millones.

Los responsables del proyecto ya han presentado el estudio al Gobierno de la Comunidad de Madrid y han adquirido las 134 hectáreas de terreno en Torres de la Alameda, municipio cercano al aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas.

El socio del responsable del proyecto en The Cordish Companies, Joseph Weinberg, ha concretado que "solo faltan los permisos y licencias de obra para comenzar a desarrollar la operación".

La ejecución de la obra durará entre 18 y 24 meses desde la obtención de los permisos.

La presentación de hoy ha sido una primera toma de contacto, previa al pistoletazo de salida de los trabajos.

Weinberg ha explicado que una vez presentado el proyecto al Gobierno de Cristina Cifuentes, ahora debe superar el procedimiento administrativo previsto en la Ley de Centros Integrados de Desarrollo (CID), que puede abarcar un plazo de entre 5 y 6 meses.

Cuando se haya completado el proceso, Cordish tiene previsto oficializar el proyecto en una presentación conjunta con el Gobierno autonómico, que hoy no ha tenido representación en el acto.

El socio responsable ha explicado que la elección de la Comunidad de Madrid responde a que es "el mejor destino" para ubicar este complejo, que será el primero de este grupo promotor en Europa.

"Madrid es un referente turístico internacional, con una fantástica red de transportes que dará acceso al complejo al resto de Europa", ha continuado.

Weinberg ha querido diferenciar el proyecto de otras operaciones frustradas que se presentaron en el pasado, como la red de casinos Eurovegas que el empresario Sheldon Adelson iba a construir en Alcorcón (Madrid), ya que las zonas de juego solo supondrán entre un 5 % y un 10 % de la superficie del recinto y "será un proyecto mixto con restaurantes y hoteles".

Tampoco pedirán un cambio legislativo para comenzar a operar, como sí pidió Adelson -reducción de las trabas administrativas y permitir fumar en el interior de los recintos, entre otras demandas-, puesto que Weinberg considera que "la legislación actual es apropiada".

El responsable de Cordish ha señalado que la financiación será completamente privada y que "no precisan ni quieren" subvenciones públicas de ningún tipo.

Respecto a la financiación, Weinberg ha concretado que el proyecto se pagará con fondos propios y deuda.

La inversión prevista es de 2.200 millones de euros, ampliables a 3.000 millones "si las condiciones del mercado lo permiten", y se desarrollará por fases. En la primera, el grupo prevé invertir una cifra superior a los 500 millones.

Aunque Cordish no contempla pedir ayudas, Weinberg ha señalado que podrían solicitar al gobierno regional "modificaciones menores" en la red de infraestructuras de acceso al futuro complejo. El recinto está cercano a las autovía A-2 (Madrid-Barcelona) y a las radiales R-2 y R-3.

La promotora tiene previsto también construir una estación de tren que conecte la localidad con la estación de Atocha en diez minutos, aunque no se ha concretado si ellos se harán cargo de la obra o si trasladarán alguna petición al gestor de infraestructuras ferroviarias Adif.

El vicepresidente de Desarrollo y diseño de The Cordish Companies, Abe Rosenthal, ha avanzado que el proyecto será capaz de atraer a 1,6 millones de visitante al año.

El complejo -que se llamará Live!Resort y contará con un centro comercial con 400 tiendas, centros de convenciones, alojamientos y locales de ocio- estará compuesto por tres áreas que suman un total de 134 hectáreas y tendrá una capacidad hotelera de 2.000 camas, ampliables a 4.000 en el futuro.