Diario Vasco

Beirut, 1 dic (EFE).- La directora del Comité Internacional de la Cruz Roja en Siria (CICR), Marianne Gasser, pidió hoy desde Alepo que las partes garanticen la salida segura de los desplazados que huyen de la escalada de violencia en el este de la ciudad.

"La gente que huye afronta muchos riesgos. Hay bombardeos, explosiones y disparos de francotiradores. Han dejado prácticamente todo atrás", apuntó Gasser en un comunicado.

En su opinión, se debe garantizar a esas personas protección y un paso seguro, por lo que hizo "un llamamiento a todas las partes para que lo garanticen".

"En el CICR estamos listos para ayudar, pero depende de quienes están implicados en los combates proteger a los civiles", recalcó.

Según los últimos datos del CICR, al menos 30.000 personas han huido en los últimos días desde el este de Alepo, controlado en su mayor parte por la oposición, al oeste de la urbe, en poder de las autoridades sirias.

El CICR no descartó que ese número aumente, posiblemente en unas decenas de miles más.

La nota agregó que esta organización y la Media Luna Roja Siria han podido acceder a Masaken Hanano, uno de los distritos orientales, cuyo control recuperaron el sábado las fuerzas gubernamentales.

"El lugar está desierto y hay una destrucción inmensa en toda la carretera -explicó Gasser-. La ciudad de Alepo y las áreas rurales del sureste han recibido a cientos de desplazados, y todavía continúa llegando gente desde el este, en muy mal estado. El principal deseo de la gente es regresar a sus casas".

Los desplazados llegan a pie a zonas dominadas por el Gobierno en el oeste o cruzan al barrio de Al Sheij Maqsud, en manos de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada kurdo-siria.

La mayoría de esas personas proceden de distritos orientales como Masaken Hanano, Al Haidariya, Al Andarat, Baidín, Al Sajur, Al Shaar, Al Qataryi o Yabal Bedro.

Los desplazados son transportados por las autoridades a refugios colectivos en las áreas de Yibrin y Mahalech, donde son atendidos por el CICR y la Media Luna Roja.

Gasser indicó que cientos de personas llegan cada hora a esos refugios.

"Se encuentran en estado de shock, cansadas y con frío, muchas todavía están cubiertas de polvo y necesitan ayuda médica. Es desgarrador", afirmó.