Diario Vasco

Chapecó , 1 dic .- El Chapecoense se vuelca ahora en los preparativos del multitudinario homenaje que se rendirá, previsiblemente mañana, a las víctimas del accidente aéreo de Medellín y aparta, por el momento, la polémica surgida sobre la elección de la aerolínea Lamia.

"Que quede claro, la contratación se produjo por criterios técnicos porque Lamia reunía todos los requisitos que el Chapecoense buscaba para sus viajes internacionales", dijo hoy el director de comunicación del club, Andrei Copetti, en una rueda de prensa en el estadio Arena Condá.

Copetti quiso zanjar las especulaciones que han surgido en las últimas horas sobre Lamia tras conocerse que el avión se estrelló por falta de combustible y que el plan de vuelo había recibido varias "observaciones".

La contratación, insistió, se ajustó a criterios "técnicos" que tuvieron en cuenta "la calidad de la aeronave", que ya había sido usado "por la familia real británica" y la experiencia de la aerolínea, que había transportado a decenas de equipos de fútbol suramericanos.

"Vamos a dejarlo muy claro, no hay indicación de la Conmebol, no está implicada la Alcaldía. Lamia tenía experiencia en transportar equipos de fútbol, ya había transportado a la selección de Argentina, a la selección de Bolivia hasta un total de 30 equipos", dijo Copetti con rotundidad.

Fue la empresa boliviana Lamia, agregó Copetti, la que buscó al Chapecoense para ofrecerle sus servicios cuando el modesto equipo brasileño se clasificó para la final de la Copa Sudamericana que debía jugarse en la localidad colombiana de Medellín.

"Ellos nos buscaron y ofrecieron sus servicios. Eso se analizó en el club en relación a una serie de requisitos que tiene el departamento de logística y se optó por Lamia por cuestiones técnicas", agregó.

El portavoz del club no quiso profundizar en la posibilidad de demandas contra la aerolínea, al menos por el momento, porque, insistió, la prioridad es ahora la repatriación de las víctimas, entre las que figuran los tres dirigentes que se ocuparon de la contratación de Lamia, el director de logística, el director administrativo y el presidente.

El accidente del vuelo chárter de Lamia dejó 71 muertos, entre ellos 19 jugadores del Chapecoense, directivos, miembros del cuerpo técnico, periodistas e invitados, que viajaban a Medellín, donde el equipo iba a jugar la primera vuelta de la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional colombiano.

Sólo seis personas sobrevivieron, entre ellas tres jugadores del equipo que, apuntó Copetti, no corren peligro de muerte aunque continúan muy graves.

Ahora, el equipo y la ciudad entera de Chapecó -un localidad de unos 200.000 habitantes del sur de Brasil- se vuelcan en los preparativos del homenaje multitudinario que brindarán a las víctimas, probablemente mañana viernes, en la Arena Condá, el estadio del club.

Tras la repatriación, los féretros serán trasladados a la Arena donde se realizará primero un velatorio íntimo con familiares y amigos y después un acto de multitudes en el que se espera la presencia de unas 100.000 personas.

La directiva del club no quiere hablar todavía del futuro, aunque Copetti apuntó que "el Chapecoense perdió su equipo, pero tiene estructura y financiación" y agradeció las muestras de solidaridad recibidas y las ofertas de otros clubes brasileños para ayudar al equipo a superar la tragedia.

"Estamos recibiendo muchas propuestas de grandes clubes que quieren jugar con el Chapecoense", señaló.

Por el momento no hay definición: "Después de enjugar las lágrimas vamos a hablar de fútbol".