Diario Vasco

Bruselas, 1 dic (EFE).- El pleno del Parlamento Europeo (PE) apoyó hoy retrasar un año, hasta 2018, la entrada en vigor de las normas que obligarán a las entidades financieras a proporcionar a los consumidores un documento comprensible sobre los riesgos asociados a productos de inversión complejos.

Las normas sobre productos de inversión vinculados o basados en seguros (PRIIPS por sus siglas en inglés) prevén la creación de un documento de información clave, de no más de tres páginas y escrito en un lenguaje comprensible, que bancos y aseguradoras tendrán que dar obligatoriamente a los consumidores que adquieran este tipo de productos complejos.

El objetivo es asegurar que los consumidores entiendan los riesgos y costes asociados a la inversión antes de decidir.

Así, se pretende evitar casos como los de las preferentes en España, en la que entidades financieras vendieron deuda perpetúa a miles de clientes minoristas que, en muchos casos, no recibieron información adecuada sobre el alto riesgo de la inversión.

Estaba previsto que la medida entrase en vigor en enero de 2017, pero en septiembre el Parlamento tumbó la parte de la legislación que recoge los estándares técnicos (RTS, en inglés) que estipulan cómo elaborar el documento, conocido como KID, lo que obligó a la Comisión Europea (CE) a modificar su propuesta.

Ahora, la CE tiene ahora un año para presentar una nueva propuesta, que tendrá que entrar en vigor el 1 de 2018.