Diario Vasco

Alcorcón , 1 dic .- Álvaro Giménez, delantero ilicitano del Alcorcón, reconoció que, después de lo irregulares que se han mostrado con los resultados hasta el momento, con bastantes jornadas situados en descenso, el "objetivo es conseguir la permanencia".

La llegada de Cosmin Contra en verano al banquillo alfarero, con un discurso en el que hablaba de objetivos ambiciosos, chocó de lleno con los malos resultados que acabaron propiciando su destitución. Con Julio Velázquez, después de varias jornadas en descenso, el equipo goleó la pasada semana al Oviedo y abandonó la zona peligrosa.

"Nuestro objetivo, ahora mismo, es conseguir la permanencia. Hay que estar tranquilos, tener los pies en el suelo y ofrecer cada uno el máximo esfuerzo y compromiso, como nos dice el entrenador", confesó el delantero alicantino, que cumple su primera temporada en el Alcorcón.

"Es un club que está haciendo las cosas muy bien estos últimos años y además Madrid es una gran ciudad, por lo que la opción era muy buena. Es un club humilde, muy familiar y en el que se trabaja muy a gusto. Desde que llegue me han tratado muy bien, por lo que estoy muy contento. El vestuario es una piña, la convivencia es genial y eso se agradece. Todos damos la cara por todos", manifestó.

A sus 25 años, Álvaro Giménez ya cuenta con una dilatada trayectoria profesional tras iniciar su carrera en Elche, pasar por el Valencia después, y posteriormente por el Mallorca, con el que debutó en Primera.

"Mallorca lo recuerdo con mucha felicidad. Debuté en Primera contra el Barcelona y en el Camp Nou. A pesar de que nos ganaron fue una grandísima experiencia. Después de aquel partido seguí trabajando y aprendiendo. Jugué muchos partidos, anoté dos goles y cuando estaba en mi mejor momento, llegó mi primera lesión importante", recordó el futbolista, en una entrevista concedida a la web oficial del Alcorcón.

Esta temporada, en el club madrileño, Álvaro Giménez lleva disputados 17 encuentros oficiales, nueve como titular, y ha marcado un gol.