Diario Vasco

Berlín, 30 nov (EFE).- La dirección del grupo Volkswagen defendió hoy ante los trabajadores en una reunión en la sede central de Wolfsburgo (Alemania) el "pacto para el futuro" presentado el pasado 18 de noviembre, que implicará recortar 30.000 empleos en los próximos años.

Ante alrededor de 20.000 trabajadores reunidos en la planta, el presidente de la junta directiva del grupo, Matthias Müller, se mostró convencido de que el plan hará a Volkswagen "más eficiente, más productiva y más competitiva" y advirtió de que sin una marca fuerte y con éxito el grupo tampoco puede ser fuerte y tener éxito.

Müller, según recogió el grupo en un comunicado, afirmó que se trata del mayor programa de reformas en la historia de Volkswagen.

Por su parte, el presidente del comité de empresa, Bernd Osterloh, instó a la dirección a informar a los trabajadores a principios de año sobre cómo y cuando se podrán a coger a las jubilaciones anticipadas y destacó que el primer paso debe ser anunciar la edad a partir de la cual será posible optar a esas prejubilaciones parciales.

El responsable de Recursos Humanos, Karlheinz Blessing, resaltó las repercusiones del nuevo plan en todos los trabajadores, a quienes instó a hacer uso de las ofertas de formación.

Según explicó, el programa de recorte de la plantilla se apoya en las jubilaciones anticipadas, que se centrarán en un primer momento en los puestos de trabajo que pueden ser suprimidos o compensados internamente.

Las conversaciones con los empleados, añadió, comenzarán el próximo mes de enero.

El presidente de Baja Sajonia, Stephan Weil, miembro del consejo de supervisión de Volkswagen, aseguró que este estado federado apoya la apuesta por la viabilidad acordada por el grupo y, a pesar de lamentar los recortes de empleo, reconoció su necesidad para garantizar la sostenibilidad de la empresa.

El plan acordado por Volkswagen implica recortar 30.000 empleos (23.000 en Alemania y 7.000 en Sudamérica) hasta 2020 para ahorrar 3.700 millones de euros anuales.

El mayor fabricante automovilístico de Europa creará 9.000 empleos en áreas de crecimiento, como la movilidad eléctrica y la digitalización, con unas inversiones de 3.500 millones de euros.

El plan se ha presentado un año después de que saliera a la luz en Estados Unidos el escándalo de la manipulación de las emisiones contaminantes de los vehículos diesel de VW, que le ha ocasionado pérdidas millonarias.