Diario Vasco

Túnez, 30 nov (EFE)-. El gobierno tunecino logró recaudar unos 15.000 millones de euros de inversión extranjera durante los dos días que ha durado la "Conferencia Túnez 2020", convocada para tratar de salvar de la quiebra la única "primavera árabe" que aún no se ha marchitado.

En declaraciones a los periodistas, el primer ministro tunecino, Yusef Chahed, explicó que unos 6.500 millones de euros responden a acuerdos ya firmados y el resto a compromisos adquiridos por países y organismos internacionales.

"El éxito de esta conferencia internacional de inversión reside en que es también un fuerte mensaje para la comunidad internacional, significa que Túnez ha realizado una exitosa transición hacia la democracia", afirmó Chahed.

"Túnez está ahora en el camino correcto y permanecerá como un destino inversor competitivo. El verdadero trabajo comienza hoy. No es suficiente con firmar acuerdos, debemos acelerar los procesos para que esos proyectos vean la luz y las promesas se cumplan. A Túnez le espera un futuro mejor", subrayó.

Concebido como una especie de "telemaratón", el foro "Túnez 2020" ha reunido esta semana a más de 40 delegaciones internacionales y a miles de inversores bajo el patrocinio de Francia, Qatar y el Banco Mundial.

Según dijo a Efe Murad Fradi, jefe de la organización del foro, El principal objetivo del mismo era poner en marcha 42 proyectos de desarrollo en diferentes sectores y atraer negocios por valor de 30.000 millones de euros.

Con ellos, el actual gobierno espera superar la aguda crisis económica que padece el país y que ha puesto en riesgo la transición política de la única "primavera árabe" que hasta la fecha sigue con su proceso reformista

Además de Francia, que ha comprometido 1.100 millones en cinco años, Qatar -1250 millones de dólares- y el Banco Mundial -4.000 millones en cuatro años- a la llamada de auxilio tunecina han respondido igualmente varias organizaciones internacionales y países.

Algunos, como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) ha comprometido 2.500 millones de dólares en cuatro años, y otros como el Fondo Árabe para el Desarrollo Económico y Social (FADES) y el Babco Europeo de Reconstrucción y desarrollo han prometido 1.500 y 650 millones de dólares, respectivamente.

Además, Alemania anunció que invertirá 1.300 millones de dólares en cuatro años, Arabia Saudó 600 millones de dólares -500 de ellos en préstamos-, Kuwait 500 millones de dólares, Turquía 500 millones de dólares, Canadá 24 millones de dólares y la Unión Europea en su conjunto 407 millones de dólares en los próximos dos años.

Una ayuda con la que Túnez quiere resucitar una frágil economía lastrada por el alto índice de paro juvenil, la desbocada inflación y el desfase de un infraestructura administrativa, burocrática y legal que espanta a los inversores y facilita la corrupción, endémica desde los tiempos de la dictadura de Zinedin el Abedin Ben Ali.