Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFE).- El escritor Eduardo Mendoza ha ganado hoy el Premio Cervantes 2016, el galardón más prestigioso de las letras españolas, por su literatura "llena de sutilezas e ironía", según ha destacado el jurado del autor barcelonés, reconocido por el gran público y la crítica desde los inicios de su carrera, en 1975.

Fue ese año cuando Mendoza (Barcelona, 1943) publicó "La verdad sobre el caso Savolta", una novela, Premio de la Crítica, que inauguró "nueva etapa en la narrativa español" devolviendo al lector "el goce por el relato y el interés por la historia que se cuenta", según ha puesto de manifiesto el jurado.

Desde entonces, Mendoza suma en su biografía 15 novelas, dos libros de relatos, dos obras de teatro y cuatro ensayos y se ha convertido a sus 73 años en todo un clásico la narrativa española, un clásico moderno con gran éxito entre el público y la crítica.

Un éxito que le ha acompañado con obras como "El misterio de la cripta embrujada" (1979), "El laberinto de las aceitunas" (1982) o "La ciudad de los prodigios" (1986), una monumental novela sobre la Barcelona de finales del siglo XIX.

A estos libros le seguirían "Sin noticias de Gurb" (1991); "El año del diluvio" (1992); "Una comedia ligera" (1996) o "La aventura del tocador de señoras" (2001), entre otras.

Cuatro votaciones han sido necesarias para que los miembros del jurado decidieran hoy el nombre del ganador del Cervantes, dotado con 125.000 euros y que ha cumplido de nuevo la ley "no escrita" del galardón, reparte alternativamente el premio entre Latinoamérica y España, después de que el año pasado recayera en el mexicano Fernando del Paso.

El fallo ha sido anunciado por el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, en una rueda de prensa en la que ha expresado su alegría también como lector y se ha mostrado convencido de que habrá "cantidad de lectores satisfechos".

El humor como ingrediente de su literatura y la atracción que ha despertado en capas muy amplias de lectores son algunas de las características que ha destacado el presidente del jurado, Pedro Álvarez de Miranda, que ha considerado que Mendoza mantiene "muy alto" el listón del Cervantes.

"En la estela de la mejor tradición cervantina, posee una lengua literaria llena de sutilezas e ironía, algo que el gran público y la crítica siempre supieron reconocer, además de su extraordinaria proyección internacional", destaca el fallo.

El Premio Cervantes ha sorprendido a Mendoza en Londres, donde esta tarde ofrecerá una rueda de prensa aunque ya ha trasladado al jurado su agradecimiento por su decisión, según ha explicado el ministro de Cultura, que ha conversado telefónicamente con el galardonado.

En la conversación que han mantenido con Mendoza, Méndez de Vigo le ha recordado cómo hace años en una entrevista había asegurado que su refrán favorito era "De perdidos al río". A partir de ahora le he dicho que tendrá que ser "Que me quiten lo bailado".

Varios de los "colegas" de Eduardo Mendoza, algunos de ellos candidatos al premio, han recalcado también su alegría por el fallo.

Así, Luis Goytisolo, uno de los escritores que figuraba entre los favoritos, ha dicho sobre él que es "un novelista muy correcto" y al que aprecia personalmente.

A otro de los favoritos para recibir el Premio Cervantes 2016, Álvaro Pombo, le ha parecido "muy bien" el fallo del jurado y ha asegurado que "es un autor que ha trabajado mucho y tiene una narrativa muy brillante".

El escritor Juan Marsé, Premio Cervantes 2008, ha valorado muy positivamente que Mendoza haya sido galardonado y ha considerado que "se lo merecía desde hace tiempo".

El flamante Premio Cervantes ha recibido numerosos galardones a lo largo de su carrera como el de la Crítica, el Premio al Mejor Libro Extranjero de Francia, el Ciudad de Barcelona, Libro del Año de los libreros de Madrid, el de Novela de la Fundación José Manuel Lara, el Terenci Moix, el Planeta de 2010 y el de la Generalitat de Cataluña de 2013, entre otros.