Diario Vasco

Las Palmas de Gran Canaria, 30 nov (EFE).- El entrenador de la UD Las Palmas, Quique Setién, ha manifestado hoy que sería una "sorpresa" dejar sentenciada mañana la eliminatoria de dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante la SD Huesca en su estadio El Alcoraz, porque el partido de ida no será "nada fácil".

Pese a medirse a un rival de inferior categoría -Segunda división-, el técnico cántabro ha piropeado al conjunto oscense, al que considera "un gran equipo", porque cuenta con "tres o cuatro jugadores de mucho nivel", y ha destacado que tiene "registros físicos altísimos", al nivel de equipos de Primera.

"No sé qué expectativas de futuro tienen, si pretenden jugar 'play-off' de ascenso, pero están haciendo una campaña extraordinaria y en casa han hecho grandes partidos", ha explicado Setién en conferencia de prensa este mediodía, antes de partir hacia tierras aragonesas.

El entrenador del equipo grancanario finalmente desplazará a toda la plantilla para este partido y el del próximo domingo en Liga ante el Alavés, y mañana en El Alcoraz hará cambios, aunque no todos los que quisiera, porque no puede "dar espacio a todos". Y algún futbolista "se quedará sin jugar y se enfadará, como es lógico", ha apuntado.

Sí ha confirmado que Roque Mesa no participará en Huesca -tampoco lo hará en Vitoria por sanción-, y que Kevin-Prince Boateng es duda para el partido en Mendizorroza, a la espera de la evolución del golpe que sufrió en el peroné el pasado lunes ante el Athletic Club.

El preparador cántabro considera la Copa del Rey como una "oportunidad" para que los jugadores que no participan en Liga "demuestren que están en condiciones de competir", aunque deja una puerta abierta a aquellos que quieran cambiar de equipo en enero porque, a su juicio, "es mejor jugar que no hacerlo".