Diario Vasco

Moscú, 30 nov (EFE).- El Ejército ruso enviará hoy zapadores a Alepo y sus inmediaciones para desminar los barrios de esa ciudad siria liberados en los últimos días en la ofensiva de las tropas gubernamentales.

"En el desminado de Alepo participarán más de 200 efectivos, además de medio centenar de equipos militares especiales", anunció el general ruso Serguéi Rudskói en un comunicado.

El general denunció que los yihadistas han destruido durante los últimos meses "la práctica totalidad" de las infraestructuras sociales de Alepo y han propagado imágenes manipuladas para culpar de ello a la aviación rusa y siria.

"Según testigos, los terroristas han minado y volado escuelas, hospitales y mezquitas", señaló.

Los artificieros rusos ya tienen experiencia en Siria, ya que en abril-mayo pasado desminaron la ciudad de Palmira, tanto la parte moderna como la ciudadela grecorromana.

Los ingenieros rusos ya han logrado reparar en algunas zonas de Alepo las redes de suministro de agua y otras infraestructuras vitales.

Por otra parte, destacó que la carretera de Castello que conduce a Alepo ha sido liberada y es segura, por lo que "ya no hay obstáculos para el suministro de ayuda humanitaria a sus habitantes".

"El Centro Ruso de Reconciliación está dispuesto en breve a garantizar el paso seguro de convoyes humanitarios hacia los barrios arrebatados a los terroristas", subrayó.

Y recordó que más de 18.000 civiles ya han podido abandonar los barrios bajo control terrorista desde el inicio de la ofensiva de las tropas gubernamentales contra la ciudad.

El presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó ayer el urgente envío de hospitales de campaña a Alepo después de que el Ejército sirio liberara casi la mitad oriental de la ciudad, habitada por cerca de 100.000 personas.

Rusia suspendió el pasado 18 de octubre los bombardeos de su aviación contra Alepo, aunque todas las pausas humanitarias acordadas con Damasco para evacuar a la población civil fueron torpedeadas por los yihadistas.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy para analizar los últimos acontecimientos en Alepo, donde el embajador francés habló de que el "desastre humanitario" podría tratarse de "la mayor masacre de civiles desde la Segunda Guerra Mundial".