Diario Vasco

Kigali, 30 nov (EFE).- El Gobierno de Ruanda abrió una investigación formal para estudiar el papel que tuvieron 22 oficiales franceses en el genocidio de 1994, en el que murieron cerca de un millón de personas en cien días, informaron medios locales.

"La oficina del fiscal general anuncia el inicio de una investigación penal formal sobre el papel de ciertos agentes y/o funcionarios del Gobierno francés en el genocidio de 1994 contra los tutsis en Ruanda", dijo ayer el fiscal general, Muhumuza Richard, en un comunicado.

La investigación se centra, por ahora, en 20 personas que serán citadas para declarar y permitir así a las autoridades ruandesas decidir si presentarán cargos contra ellas, informó el fiscal general.

Ruanda publicó el pasado mes una lista de 22 militares franceses que estuvieron directamente implicados en la planificación y ejecución del genocidio de 1994, mientras que en 2009 el Gobierno identificó a 33 políticos y militares franceses como cómplices en el genocidio contra los tutsis, recogió el medio local "KT Press".

"A medida que las investigaciones continúen, otros agentes y/o funcionarios del Gobierno francés podrían estar obligados a comparecer ante el fiscal", añadió Richard.

La Fiscalía ruandesa anunció que autoridades competentes del Gobierno francés se comprometieron formalmente a prestar colaboración en esta investigación.

Casi un millón de tutsis y miembros moderados de la etnia hutu fueron masacrados, principalmente con machetes y otras armas blancas, por las milicias extremistas, militares y la propia población civil durante el genocidio ruandés y muchos de ellos murieron en iglesias en las que habían buscado refugio.