Diario Vasco

A Coruña, 30 nov (EFE).- La recuperación del delantero Joselu Mato y su reaparición en los terrenos de juego ha sido la mejor noticia que ha dejado la Copa del Rey para el Deportivo de La Coruña, que perdió por la mínima ante el Betis (1-0), pero dejó abierta la eliminatoria y confirmó que el atacante gallego está en condiciones de ayudar al equipo a salir de su bache.

El conjunto coruñés acumula ya siete encuentros sin ganar desde que se impuso al Sporting de Gijón el 1 de octubre, seis de Liga (cuatro derrotas, dos empates) y el de Copa, se encuentra a un solo punto de los puestos de descenso en el torneo de la regularidad y su técnico, Gaizka Garitano, entiende que se le cuestione, aunque confía en que el equipo saldrá adelante.

El preparador blanquiazul aseguró tras el partido de Copa que si el Deportivo continúa así en el terreno de juego las victorias "llegarán" porque una vez más el equipo tuvo ocasiones y dominó el encuentro, pero encajó el gol tras un error defensivo en uno de los pocos acercamientos del Betis.

Para volver al camino de la victoria, el Deportivo, que tiene cuatro bajas por lesiones musculares, necesita aliviar su enfermería como ha hecho con la recuperación de Joselu Mato, que solo había podido disputar 20 minutos con la camiseta blanquiazul al haberse lesionado el día de su debut ante el Athletic de Bilbao.

Joselu había sido incorporado por el Deportivo en los últimos minutos del mercado estival para contrarrestar el traspaso de Lucas Pérez, el referente del equipo hasta entonces, al Arsenal inglés.

Sin embargo, una entrada de Raúl García le ocasionó una rotura en el ligamento lateral interno de la rodilla derecha y a principios de noviembre, cuando ya esperaba retomar la competición, tuvo que frenar su puesta a punto por una disrupción en la cicatriz de la lesión.

El delantero se vio obligado a volver a trabajar al margen del grupo, pero solo fue un pequeño paso atrás que le impidió estar ante el Sevilla (2-3) en el partido en el que pretendía reaparecer, y frente al Málaga (4-3), dos derrotas dolorosas para los blanquiazules.

Con la Copa y la necesidad de efectivos, especialmente en ataque, por las lesiones, los médicos le dieron el alta a tiempo para la eliminatoria ante el Betis, en la que reapareció como suplente y disputó los últimos minutos.

"Estoy bien, muy bien, muy contento por volver a los terrenos de juego tras una lesión bastante grave. Uno se enorgullece de volver a pisar el terreno de juego y tener minutos. Tengo muy buenas sensaciones a pesar del resultado", comentó el delantero tras el partido ante el Betis (1-0).

Joselu afirmó que regresa a Galicia "personalmente contento", señaló que los minutos que jugó ante el Betis le sirven "para ir cogiendo confianza" y avanzó que ahora su intención es ir adaptándose "rápido al ritmo del equipo" y poder "disfrutar" de Riazor, un campo en el que apenas ha podido jugar.

"Llevo un par de semanas muy bien, en los entrenamientos ha ido perfecto y espero que siga así", comentó el futbolista, quien calificó como "complicado" el partido del próximo lunes ante la Real Sociedad, "como todos en Primera División", si bien lo afronta con "optimismo" porque, según él, el Deportivo cuenta con "una gran plantilla".