Diario Vasco

Washington, 30 nov (EFE).- Un agente de policía que acabó con la vida de un ciudadano negro el pasado septiembre en Carolina del Norte, y que provocó una ola de manifestaciones contra la violencia policial en EEUU, no será procesado por lo sucedido, informó hoy la fiscalía encargada del caso.

El agente Brentley Vinson, también negro, disparó contra Keith Lamont Scott el pasado 20 de septiembre, provocándole la muerte en el estacionamiento de un edificio de apartamentos, porque, según dijo, el sujeto iba armado y "suponía una amenaza de muerte inminente" para los oficiales que lo rodearon.

La fiscalía ha dado ahora la razón a la policía, al considerar que, al temer por su vida y por la de sus compañeros, estaba en su derecho a disparar.

Tras el suceso, durante varios días se produjeron disturbios en la ciudad más grande de Carolina del Norte, Charlotte, en los que se presionó a la policía para que publicara las grabaciones de lo ocurrido, pero nunca se demostró que Scott portara un arma.

Los familiares de la víctima negaron que estuviese armado y aseguraron que lo que sí llevaba era un libro que leía mientras esperaba que su hijo regresase de la escuela.

El episodio de Charlotte se sumó a otros similares en otros puntos de Estados Unidos, que incrementaron la tensión entre las comunidades afroamericanas y los agentes del orden.