Diario Vasco

Túnez, 30 nov (EFE).- La organización internacional de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch pidió hoy a Túnez que exonere a dos periodistas locales que van a ser juzgados por un tribunal militar por criticar a las Fuerzas Armadas.

En un comunicado, HRW recuerda que la fiscalía del Ejército acusó a Rached Khiari, director del diario digital "Al Sadaa", y al periodista independiente Jamel Arfaoui de minar la moral y la reputación del Ejército.

Ambos serán juzgados bajo el código militar acusados de violar el artículo 91, que impone penas de prisión a aquellas personas que injurien, desprecien o desmoralicen al Ejército.

"Los tribunales militares recurren una y otra vez a ese artículo de la ley militar para amordazar la libertad de expresión", explicó Amna Guellani, directora de la oficina de HRW en Túnez.

"En vez de tratar de silenciar a los críticos, las autoridades deberían acabar con las leyes que fueron adoptadas durante los tiempos mas represivos y criminalizaban a quienes criticaban a las instituciones y figuras públicas", agregó la activista, en alusión a la dictadura de Zinedin el Abedin ben Ali, derrocada en 2011.

En el caso de Khiari, se le va a juzgar por desvelar una información sobre la presencia de aviones militares estadounidenses en territorio tunecino que hace solo unos días confirmó en la televisión el presidente del país, Beji Caid Essebsi.

El periodista fue detenido a principios de noviembre escasas horas después de participar en un programa de la cadena privada Al Hiwar al Tounsi en el que reveló que el Gobierno tunecino había firmado un acuerdo con Washington para que los aviones no pilotados que actúan en Libia utilizaran una base en Túnez.

Hace una semana, Essebsi aseguró que su país ha autorizado a EEUU a usar su espacio aéreo para vigilar con "drones" la frontera con Libia.

Khiari debe hacer frente también a un tribunal civil que le acusa de difamación bajo el artículo 128 del código penal por el mismo presunto delito de injurias al Ejército, cuya máxima pena es la condena a muerte.

Arfaoui, por su parte, deberá responder ante las autoridades militares por un artículo escrito el pasado 30 de julio en el que calificaba de incompleta e inadecuada la investigación emprendida por el Ejército sobre un accidente aéreo en el perecieron dos oficiales.

"Juzgar a Khiari y a Arfaoui, dos civiles, en un tribunal militar viola las ley internacional que prescribe que los militares no tendrán jurisdicción sobre los civiles y contraviene, asimismo, las obligaciones adquiridas en la Convención Internacional sobre Derechos Políticos y Civiles", de la que Túnez es signatario, recordó HRW.

Además, va en contra del artículo 31 de la nueva Constitución del país que protege la libertad de expresión, agregó.

Aunque tras la caída de Ben Ali el Gobierno tunecino de transición expresó su deseo de reformar el sistema de justicia militar, hasta la fecha los cambios han sido mínimos y no han afectado a la jurisdicción de los militares sobre los asuntos de los civiles.

En marzo de 2015, un tribunal militar tunecino condenó a seis meses de prisión al bloguero local Yassine Ayari por criticar al Ejército en su página de Facebook.