Diario Vasco

Bruselas, 30 nov (EFE).- La Comisión Europea (CE) propuso hoy crear un fondo europeo para reforzar la política de defensa de la UE con cargo al presupuesto comunitario, e incentivar la inversión en investigación y tecnología en el sector, con facilidades de financiación a la industria.

"Una base industrial y tecnológica europea de defensa, así como una cooperación mayor entre los Estados miembros, son esenciales para desarrollar y mantener las capacidades clave necesarias para la seguridad de Europa", indicó la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, en una rueda de prensa.

La política italiana subrayó que esas iniciativas conforman la base de la "credibilidad" de la UE en el ámbito de la defensa y que pueden encaminar a la Unión a convertirse en un "proveedor global de seguridad".

La CE quiere dedicar 500 millones de euros anuales del presupuesto comunitario en el periodo 2021-2027 para financiar programas de investigación en defensa y para que los países financien la compra conjunta de tecnología y equipos militares que podría movilizar unos 5.000 millones al año.

Ambas ramas del fondo serán "complementarias pero diferentes en su estructura legal y fuentes de financiación".

La de "investigación" financiará tecnologías de defensa como electrónica, metamateriales, software de encriptación o robótica.

A modo de experiencia piloto, la CE ya ha propuesto utilizar 25 millones de euros del presupuesto de 2017 para investigación militar, una asignación que podría aumentar a 90 millones hasta 2020.

A continuación, la idea es que el próximo presupuesto plurianual de la UE cuente con un "programa de investigación en defensa" con un montante estimado de 500 millones de euros anuales, a lo largo de siete años a partir de 2021.

Por lo que se refiere a la rama de "capacidades", consistirá en una herramienta financiera para que los Estados miembros puedan comprar ciertos activos militares juntos para "reducir costes".

Las capacidades serían acordadas por los países, que serían los propietarios de dicha tecnología y equipación.

"No estamos proponiendo a los Estados miembros usar una cifra particular en defensa, sino utilizar mejor las opciones que ya tenemos", comentó por su parte el vicepresidente de la CE y responsable de Empleo y Crecimiento, Jyrki Katainen.

La Comisión pone como ejemplo que los países podrían invertir de forma conjunta en tecnología de drones (aviones no tripulados) adquirir helicópteros en grandes cantidades a precios más reducidos.

Según Bruselas, este sistema podría movilizar unos 5.000 millones al año en gasto europeo en defensa, aunque precisó que realizará un estudio de alcance para afinar la cifra.

Otra medida anunciada hoy consiste en el Banco Europeo de Inversiones (BEI) mejore al acceso a la financiación de pymes, empresas emergentes y de medio tamaño y otros proveedores del sector de la defensa.

Para ello, la CE promoverá la cofinanciación de proyectos de inversión y la modernización de las cadenas de suministro militar.

Tanto el BEI como los fondos estructurales y de inversión europeos ya ofrecen apoyo a actividades de uso dual (tanto civil como militar), pero se trataría de potenciarlo.

Por último, la CE pide reforzar el mercado único también en el ámbito de la defensa, de manera que las empresas del sector puedan operar con más facilidad en las licitaciones públicas de los diferentes Estados miembros.

Para ello, propondrá acelerar la aplicación de dos directivas que facilitan las licitaciones transfronterizas en defensa y la transferencia de equipos, así como el desarrollo de normas industriales.

"Es un sector sensible y por eso proponemos guías específicas. No habrá excusas para no aplicarlas", indicó la comisaria europea de Industria, Elzbieta Bienkowska, quien aseguró que han tenido en cuenta las preocupaciones de la industria.

Los líderes de la UE esperan dar su respaldo a estas iniciativas, que se enmarca en la amplia estrategia para potenciar la política de defensa y seguridad común, en su cumbre del 15 y 16 de diciembre.