Diario Vasco

Lisboa, 30 nov (EFECOM).- El Novo Banco, la entidad portuguesa creada tras la resolución del Banco Espírito Santo (BES) que se encuentra en proceso de venta, anunció hoy que ha recortado en un 25 % sus estructuras de dirección.

En un comunicado, el banco explicó que redujo "diez estructuras centrales y respectivos directores coordinadores, pasando de los actuales 39 a 29, lo que representa una reducción del 25,6 % en las estructuras de alto nivel del banco".

Este ajuste, que entra en vigor el próximo 1 de enero, se aplicó a varias áreas de la entidad, principalmente las de marketing, comercial y de recuperación de crédito.

El banco está bajo un plan de reestructuración con el que busca reducir sus costes operativos en 150 millones con la salida de un millar de empleados (de los alrededor de 7.300 que tenía la empresa) y una reducción de su red de oficinas a 550 sucursales.