Diario Vasco

Moscú, 30 nov (EFE).- El ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigu, y su colega armenio, Viguén Sargsián, firmaron hoy el acuerdo para la creación de una agrupación militar conjunta que actuará en territorio de Armenia.

La agrupación estará formada por el contingente de la base militar rusa emplazada en la ciudad de Giumrí, en la frontera con Turquía, y unidades de las Fuerzas Armadas de Armenia, explicó Sargsián durante la ceremonia de la firma, que tuvo lugar en Moscú.

Los ministros suscribieron, además, un acuerdo de cooperación militar para el próximo año.

Entre los objetivos de la agrupación militar figura la defensa de las fronteras nacionales de los dos países, pese a que no comparten frontera.

Con apenas tres millones de habitantes y rodeado de países con mucha mayor población y económicamente más poderosos, el Estado armenio basa su seguridad en su estrecha alianza militar con Rusia.

Además de ser miembro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que lidera Rusia y agrupa a seis antiguas repúblicas soviéticas, Armenia cuenta en su territorio con el contingente de la 102º base militar rusa, integrada por unos 5.000 soldados y dotada con aviones de combate MiG-29 y sistemas de misiles antiaéreos S-300.

Según la mayoría de los expertos, la presencia militar rusa en el país es mutuamente beneficiosa: para Rusia, porque le permite mantener sus posiciones en el Cáucaso, y para Armenia, porque le garantiza la inmediatez de la ayuda en caso de agresión.

Armenia comparte con la vecina Turquía la última frontera militarizada de Europa, cerrada a cal y canto para cualquier comunicación, y mantiene una disputa armada con Azerbaiyán por el control de la república secesionista de Nagorno Karabaj.

Bakú ha declarado que recuperará, si es necesario por la fuerza, Nagorno Karabaj, territorio que perdió en una guerra que entre 1988 y 1994 se cobró más de 25.000 muertos.

Las tropas karabajíes y armenias ocuparon todo el enclave y otros siete distritos azerbaiyanos, lo que permitió unir la autoproclamada república a Armenia y crear una "franja de seguridad".