Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFE).- Mario Mola, vigente campeón del mundo de triatlón, y los atletas Chema Martínez y Leire Fernández han ejercido de padrinos con un entrenamiento abierto en Madrid de la carrera solidaria 'Wings for life world run', que se celebrará en Valencia el 7 de mayo de 2017 y que busca recaudar fondos para la investigación de las lesiones de médula.

La prueba, que se celebra a nivel mundial de manera simultánea, tiene un componente solidario. El cien por cien del dinero de las inscripciones se destina a la investigación para la cura de las lesiones de médula espinal, cometido de la fundación que organiza esta carrera. La última edición de la carrera logró convocar a 130.000 personas en todo el mundo.

La peculiaridad de la carrera es que no hay una línea de meta establecida. A cambio, un coche es el encargado de ir 'eliminando' a los corredores una vez les alcanza. Este coche se pone en marcha treinta minutos después de que lo hagan los participantes, a una velocidad fija durante la primera hora de 15 kilómetros por hora y cada hora aumenta su velocidad en 1 kilómetro hasta llegar a los 20 a partir de la cuarta hora.

Con este sistema, cada corredor debe estudiar qué ritmo necesita mantener para alcanzar la marca que se haya propuesto. El ganador es el último participante alcanzado por el coche.

El ganador mundial de la prueba este año fue el maratoniano italiano Giorgio Calcaterra, con una marca de 88,3 kilómetros. En España, el noruego Jarle Risa logró avanzar 65,5 kilómetros antes de ser alcanzado por el coche.

"Es un formato de carrera diferente, la línea de meta es imaginaria y depende de un coche que viene detrás. Es una prueba vistosa y además es por una iniciativa fantástica", dijo a EFE Mario Mola.

Chema Martínez tomará la salida en Valencia con el objetivo de ganar una carrera "de emociones y con un formato distinto".

"A pesar de ser una carrera benéfica, yo sigo siendo un competidor nato y quiero volver para ganar. Es una carrera distinta, diferente, con la que estamos en plena fase de adolescencia y madurez. Espero que crezca y la gente se implique más. Tienes que correr los metros que sean antes de que te pille el coche que hay detrás. Es una carrera de emociones", manifestó el atleta madrileño.