Diario Vasco

Berlín, 30 nov (EFE).- La aerolínea alemana Lufthansa confía en recuperar mañana la práctica normalidad de su servicio, tras la nueva jornada de huelga de sus pilotos hoy, en la que ha tenido que cancelar 890 vuelos, lo que se estima ha afectado a 98.000 pasajeros.

Fuentes de la compañía, la primera de Alemania del sector, informaron de que para este jueves se esperan solo suspensiones aisladas, que cifran en unas cuarenta.

El colectivo de pilotos ha llevado a cabo una ronda de seis jornadas de huelga desde el pasado miércoles, solo interrumpida el sábado y el domingo, cuando se normalizó el servicio.

Los paros han afectado a la aerolínea matriz, pero no a sus filiales de bajo coste, Eurowings y Germanwings.

Un portavoz del sindicato de pilotos, Vereinigung Cockpit (VC) advirtió, sin embargo, de que la campaña de paros puede reanudarse en los próximos días, lo que se anunciaría con 24 horas de anticipación.

El sindicato, que representa a unos 5.400 pilotos, pide aumentos salariales del 22 % a repartir entre los próximos cinco años.

La dirección de la empresa mejoró en los últimos días su oferta, inicialmente del 2,5 %, hasta ofrecer un incremento gradual del 4,4 %.

Se trata de un largo conflicto laboral, que se ha vuelto incluso crónico, ya que desde 2014 el sindicato VC y la dirección de Lufthansa buscan un nuevo acuerdo salarial, hasta ahora sin éxito.

Desde entonces, VC ha llamado en 14 ocasiones a la huelga, la última ronda de las cuales comenzó hace una semana.

A lo largo de estos seis días de huelga, cuatro la semana pasada y dos esta semana, Lufthansa ha tenido que cancelar un total de 4.461 vuelos, lo que se calcula habrá afectado a 525.000 pasajeros.

La dirección de la aerolínea estima que cada día de huelga ocasiona pérdidas en torno a los 10 millones de euros diarios.

Los representantes del personal de tierra se han opuesto en su mayoría a la huelga, que consideran amenazante para la empresa y para la plantilla.

Para este miércoles, este colectivo convocó una manifestación en contra de la campaña de paros de los pilotos ante la sede central de la aerolínea.

El comité de empresa del personal de tierra considera que se trata de una "huelga destructiva", exigen de VC que acepte un arbitraje y califican de excesivas las exigencias de los pilotos.

Desde 2012 los pilotos no han tenido ninguna subida salarial pero por contrato tienen cada año un incremento automático del 3 %.