Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFECOM).- El grupo Isolux Corsán ingresó 1.085 millones de euros a cierre del tercer trimestre del año, el 31 % menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) se contrajo un 32 % hasta los 78 millones de euros.

De acuerdo con una presentación publicada por la compañía, en la que no se especifica la cuenta de pérdidas y ganancias, la compañía concentró el 85 % de sus ingresos en el exterior, especialmente en Latinoamérica y Asia.

Los ingresos de concesiones en el periodo cayeron un 56 % después de la segregación de autopistas al fondo canadiense PSP, mientras que en el negocio de Ingeniería y Construcción (EPC) la caída fue del 42 %.

La compañía presidida por Nemesio Fernández-Cuesta sostiene que las cifras del tercer trimestre no son comparables con los resultados de 2015, debido a las restricciones de liquidez que se han registrado en el periodo y que han afectado "severamente" al ritmo de producción.

No obstante, en el tercer trimestre la compañía ha comenzado a inyectar liquidez en los proyectos clave para restaurar las operaciones, aunque las cifras actuales no muestran un impacto positivo aún.

En los nueve primeros meses del año la cantidad de ofertas presentadas se redujo un 29 % con respecto al mismo periodo del año anterior. Esto representa una mejora en comparación con la primera mitad del año, donde las ofertas presentadas se redujeron en más del 50 %.

Con todo ello, el importe de las ofertas no presentadas por falta de líneas de liquidez fue de 2.000 millones de euros.

Asimismo, la compañía sostiene que las cifras de 2016 se ven afectadas por el cambio de perímetro de activos mantenidos para la venta o la depreciación del real brasileño.

En virtud del acuerdo de reestructuración logrado recientemente, y que convertirá a los bancos y bonistas en principales acreedores con el 95 %, Isolux espera que los nuevos instrumentos de deuda se implementen en la segunda mitad de diciembre.