Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFE).- La Policía Municipal de Madrid y la Agencia Tributaria han desmantelado un grupo internacional experto en la falsificación de ropa cuyo género hubiera alcanzado los 4,2 millones de euros en el mercado, en la que es la mayor intervención de ropa falsa realizada en la región y una de las mayores de España.

En la operación, denominada "Martes Negro", han sido intervenidas cerca de 85.000 prendas de varias marcas con falsificaciones tan logradas que se tuvo que recurrir a peritos, han informado en rueda de prensa responsables de la Policía Municipal de la capital y de vigilancia aduanera.

Cinco personas de nacionalidad española están siendo investigadas por posibles delitos contra la propiedad industrial e intelectual y por pertenencia a grupo criminal, y la operación continúa abierta, por lo que no se descartan detenciones en las próximas horas.

Los cinco investigados son responsables de cinco naves industriales situadas en las localidades de Alcobendas, San Sebastián de los Reyes y Fuenlabrada desde las que presuntamente se distribuía la ropa falsificada a centros comerciales, y que los policías han registrado.

El grupo se dedicaba a la venta al por mayor y al por menor de artículos falsificados de diversas marcas, todas ellas de reconocido prestigio, ha relatado el inspector jefe del Cuerpo, Teodoro Pérez.

Lo hacían en tal volumen que se han decomisado 85.000 artículos, lo que supone la mayor intervención de ropa falsificada efectuada en la Comunidad de Madrid y una de las mayores de España.

La investigación comenzó en abril de este año, cuando empezaron las sospechas que estas prendas, procedentes de Turquía, podrían ser falsas, por lo que se realizaron inspecciones en centros comerciales.

Las falsificaciones eran de tal perfección que los agentes tuvieron que recurrir a peritos, que actuaron como representantes de las marcas perjudicadas y certificaron "in situ" el fraude de las prendas intervenidas.

Incluso se pusieron en contacto con las centrales de las reconocidas marcas textiles para confirmar que eran falsas y además, al escanear el código QR de la ropa, dirigía a una página web que no correspondía con la empresa auténtica.

Los agentes creen que la ingente cantidad de material textil intervenido se debe a que la organización tenía la intención de inundar el mercado estas próximas fechas navideñas.

"Tenemos que tener la mirada puesta en todo el circuito de fabricación, transporte y distribución y no sólo en los más débiles", ha señalado el director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano.

Por su parte el portavoz de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, Julio Lesmes, ha manifestado que la colaboración entre ambas instituciones no se queda sólo en el descubrimiento e interceptación, sino que continúa en el análisis para evitar otras posibles irregularidades.

Las cerca de 85.000 prendas intervenidas están inmovilizadas y será la autoridad judicial quien determine su destino.