Diario Vasco

Eibar , 30 nov .- Alejandro Gálvez, futbolista del Eibar, es el único jugador del equipo guipuzcoano que no ha actuado durante la última semana ante el Betis en la liga de Primera División o el Sporting de Gijón en la Copa del Rey.

El entrenador azulgrana, José Luis Mendilibar, ha dado oportunidades a todos los miembros de su plantilla en estos dos últimos partidos de noviembre a excepción de Gálvez, quien no intervino frente al Sporting porque podría haber incurrido en alineación indebida por una sanción que arrastraba en la Copa desde la temporada 2013-2014, cuando militaba en el Rayo Vallecano.

El defensa central granadino iba a jugar el martes frente al Sporting en El Molinón y su nombre figuraba en el once titular del Eibar que fue dado a conocer a los medios de comunicación. Sin embargo, un periodista de la Cadena Cope alertó de que Gálvez podría incurrir en alineación indebida por no haber cumplido un partido de castigo tras ver tres tarjetas amarillas con el Rayo en la competición copera de la campaña 2013-2014.

El futbolista dejó la liga española en verano de 2014 para recalar en el Werder Bremen, un club de la primera división alemana con el que actuó en dos campañas (2014-2015 y 2015-2016). En agosto pasado fichó por el equipo azulgrana. Así, el primer partido copero en su regreso al balompié estatal era el del Sporting-Eibar, en el que podría estar sancionado Gálvez sin que lo supiera el futbolista y la entidad eibarresa.

Al ser advertido el Eibar de esta circunstancia (su vicepresidente deportivo, José María Arrizabalaga, bajó al vestuario de El Molinón para avisar al entrenador cuando éste daba la charla previa al encuentro), Mendilibar decidió que Gálvez no jugara y su puesto fue ocupado en el once inicial por el francés Lejeune.

Se quería evitar un nuevo 'caso Cheryshev'. Y es que el Real Madrid fue eliminado de la Copa la temporada pasada (2015-2016) por alineación indebida de Denis Cheryshev en el partido de ida de su eliminatoria ante el Cádiz. Tras ganar por 1-3 en el Carranza, donde el ruso fue titular y marcó un gol, el Cádiz impugnó el encuentro, porque Cheryshev estaba sancionado por haber visto tres tarjetas amarillas con el Villarreal en el ejercicio anterior (2014-2015).

Cuando al Eibar le comunicaron que podría cometer una infracción, minutos antes del partido contra el Sporting, se puso en contacto telefónico con responsables de la Federación Española de Fútbol, que no supieron confirmar si el futbolista estaba o no sancionado.

Y es que una normativa de la FIFA (Federación internacional de fútbol) obliga a cumplir las sanciones de forma inmediata tras su comunicación en el equipo que sea y en la competición más similar. En este caso debería haber sido baja en la copa alemana, pero Gálvez actuó en el primer partido copero con el Werder Bremen, por lo que no cumplió el castigo. Ahora sí que ha pagado su pena al no intervenir frente al Sporting de Gijón.

Curiosamente, Alejandro Gálvez estaba especialmente ilusionado por jugar en El Molinón, ya que fue futbolista del Sporting de Gijón durante dos ejercicios (2010-2011 y 2011-2012), antes de ir al Rayo en verano de 2012. Comenzó jugando en el filial gijonés (Sporting B) y debutó oficialmente con el primer equipo del Sporting en un duelo de copa el 13 de diciembre de 2011 frente al Mallorca en el Iberostar Estadio. Posteriormente también actuó en liga, estrenándose en Primera División el 15 de enero de 2012 ante el Málaga en El Molinón y contribuyó al triunfo sportinguista (2-1) al marcar el primer gol rojiblanco.

El caso es que el Eibar sin Gálvez ganó por 1-2 al Sporting en El Molinón -con goles azulgranas de Bebé y Rubén Peña- en el partido de ida de la eliminatoria de Copa. Mendilibar alineó a un once casi por completo diferente al que venció al Betis (3-1) en Ipurúa el pasado viernes. Sólo repetió titularidad respecto al duelo liguero Lejeune, quien jugó para evitar una hipotética alineación indebida de Gálvez.