Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFECOM).- El patrimonio de los fondos de inversión creció en noviembre por quinto mes consecutivo, hasta sumar 231.180 millones de euros, un 4 % más que a cierre de 2015, con lo que 2016 podría terminar como el mejor año desde diciembre de 2007, cuando la cifra gestionada fue de 248.200 millones de euros.

Los fondos han captado 250 millones de euros en noviembre, un mes que ha estado "marcado por la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, lo que ha contribuido a que esa cantidad quedara por debajo de la media mensual de 840 millones de euros que mantenían esos productos este año".

Estos 250 millones de euros suponen un crecimiento del 0,1 % respecto a octubre, explica la gestora de las cajas de Ahorro, Imantia Capital, en un comunicado.

Por categorías, en noviembre se observaron comportamientos dispares, con recortes en rentabilidad objetivo, renta fija duración, renta variable e inversión libre y aumentos en renta fija corto plazo.

Según explica la nota, "en un contexto de caída de precios en el mercado de bonos", los fondos de renta fija captaron 290 millones de patrimonio, apenas un 0,4 % más.

Por el contrario, los fondos que invierten en renta variable perdieron un 0,2 %, que equivale a 5 millones de euros.

Pero el peor comportamiento los registraron los fondos de rentabilidad objetivo o "buy&hold", ya que perdieron 130 millones de patrimonio.

A cierre de noviembre, las entradas netas en los fondos de inversión alcanzaron los 890 millones de euros, encabezadas por las categorías más conservadoras, los garantizados y la renta fija corto plazo, que lograron atraer 280 y 260 millones, respectivamente.

En el lado opuesto, el balance es negativo para las categorías de renta variable e inversión libre, con salidas netas de 120 y 30 millones, si bien las primeras se vieron "bastante compensadas" por el buen comportamiento de los mercados

"Las medidas de política fiscal anunciadas por Donald Trump en su programa han impulsado las ventas de bonos estadounidenses y contagiado a los bonos de todo el mundo", asegura la nota de Imantia.

"Los planes de Trump dibujan un horizonte de más gasto público, más inflación y tipos de interés más elevados en ese país, lo que resta atractivo a la inversión en deuda a largo plazo".

Además, a la victoria de Trump se une la expectativa de que el BCE comenzará a ajustar su programa de compras de deuda ante la evidencia de un entorno de aumento de precios.