Diario Vasco

Berlín, 30 nov (EFE).- El presidente de la Fundación EU-LAC y expresidente de la República Dominicana, Leonel Fernández, alertó hoy de los riegos de mantener un sistema financiero desregulado a nivel global como ha sugerido el presidente electo de Estados Unidos, el republicano Donald Trump.

"Supone un riesgo para la economía mundial en la medida en la que puede contribuir a una nueva caída sistémica, no sólo en América Latina, también en la UE", manifestó Fernández en declaraciones a Efe tras participar en Berlín en un foro de reflexión sobre las relaciones entre el continente europeo y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

Fernández recordó el compromiso alcanzado en la cumbre UE-CELAC celebrada en 2015 en Bruselas, donde ambos bloques se comprometieron a trabajar por una nueva arquitectura financiera internacional con una regulación que reduzca los riesgos sistémicos.

Ante la llega de Trump a la Casa Blanca y la tentación de mantener desregulados los mercados, el expresidente dominicano subrayó también la importancia de seguir trabajando en el seno del G20, grupo que reúne a las principales economías del mundo y a las potencias emergentes y que fue creado precisamente como respuesta a la crisis financiera de finales de los noventa.

Un sector financiero sin normas únicas y globales y una banca en la sombra, en su opinión, están en el origen de las grandes distorsiones en el mercado de los alimentos, de los combustibles y de otros sectores clave de la de la economía mundial.

A su juicio, la llegada de Trump debe animar a una reforzada alianza entre Europa, América Latina y el Caribe.

Durante la jornada de reflexión auspiciada por la Fundación EU-LAC en el Instituto Iberoamericano de Berlín se abordaron cuatro áreas como ejes prioritarios de actuación conjunta: la educación superior, las pequeñas y medianas empresas, el medioambiente y la energía y las políticas de género.

Al margen de este debate, el presidente de la Fundación se entrevistó en la capital alemana con la secretaria de Estado de Asuntos Exteriores, Maria Böhmer, y con embajadores europeos y de países latinoamericanos y caribeños.