Diario Vasco

París, 30 nov (EFECOM).- España es el cuarto país de la OCDE que menos aprovecha el potencial de recaudación del IVA en relación con el potencial que ofrece su tipo general, sólo por encima de México, Grecia e Italia, lo que se explica sobre todo por la extensión de los tipos reducidos y el fraude.

En su informe anual sobre las tendencias de los impuestos sobre el consumo, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) indicó que, sobre la base de los datos de 2014 (los últimos disponibles) el nivel de "eficiencia" del IVA en México es del 32 %, el 37 % en Grecia e Italia y el 41 % en España.

Eso significa que, por ejemplo, en España se perdió un 59 % del potencial de recaudación que se conseguiría si todos los productos estuvieran sometidos al tipo general (en su caso el 21 %) y si no hubiera ningún fallo o fraude en la colecta.

Cifras que contrastan con el 56 % de eficiencia media no ponderada en los 34 miembros de la OCDE analizados, y con los niveles más elevados que se constatan en Japón (70 %), Estonia (70 %), Suiza (71 %), Nueva Zelanda (97 %) y Luxemburgo (123 %).

Casi la mitad de los Estados de la organización (16) estaban por debajo del 50 % y 28 por debajo del 65 %.

El tipo del 21 % del IVA en España es superior al de la media de la OCDE (19,2 %), pero inferior al de los Estados que a su vez pertenecen a la UE (21,7 %), ya que en algunos de estos se llega hasta el 27 % (Hungría) o el 25 % (Suecia y Dinamarca).

Los autores del estudio constataron una tendencia a limitar el alcance de los tipos reducidos, para tener en cuenta las conclusiones de otro de sus informes de 2014 que cuestiona la idea de que tengan un efecto redistributivo.