Diario Vasco

Budapest, 30 nov (EFE).- El presidente de la Federación Húngara de Natación (MUSZ), Tamás Gyárfás, dimitió hoy tras ser duramente criticado por varios nadadores del país por la supuesta falta de decisiones democráticas en su organización y por las malas condiciones de preparación de los atletas.

"Dimito, porque siento que con esto puedo ayudar más", aseguró Gyárfás en un comunicado.

Hace dos semanas fue criticado por Katinka Hosszú, la principal estrella de la natación húngara, quien habló de pésimas condiciones de preparación de los nadadores, mientras que "la MUSZ controla a los clubes y nadadores con promesas e intimidación".

Tras las críticas de la nadadora, decenas de excampeones olímpicos, mundiales y europeos de Hungría se unieron a Hosszú, pidiendo cambios en la federación.

Gyárfás primero desestimó las acusaciones y hasta amenazó con demandar a los que les criticaban, aunque hoy anunció su dimisión.

Además de ser presidente de la federación nacional húngara desde 1993, era desde 2013 vicepresidente de la Federación Internacional de Natación (FINA).

En los últimos meses, Gyárfás dirigió los trabajos de organización para los Mundiales de Natación y Waterpolo que se disputarán en Budapest entre el 14 y 30 de julio de 2017.

Por el momento, se desconoce cuándo se elegirá un nuevo presidente de la MUSZ.