Diario Vasco

Madrid, 30 nov (EFECOM).- La digitalización del mercado laboral generará 1,25 millones de empleos netos en España en cinco años, según Randstad Research, que advierte de que para que esta creación sea efectiva se debe tener en cuenta la capacidad de cubrir estos puestos, las políticas educativas o el marco regulatorio.

El informe, que ha sido presentado hoy, señala que de los puestos de trabajo que la tecnología y la automatización de procesos productivos generará en los próximos cinco años, 390.000 serán empleos directos relacionados con la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, 689.000 serán inducidos y 168.000 serán indirectos.

Durante la presentación, el director de Randstad Research, Valentín Bote, ha destacado que el impacto de la digitalización en el mercado laboral "es netamente positivo" porque, aunque haya una destrucción de ciertos perfiles laborales, las previsiones indican un saldo neto cercano a 1,25 millones de empleos.

En esta línea, ha considerado que muchos tipos de trabajo tendrán un peso menor en la economía y que otros desaparecerán, y ha advertido de que profesiones de alto nivel de cualificación pueden verse afectadas por este fenómeno si son "actividades rutinarias o fácilmente mecanizables".

Asimismo, ha afirmado que, a día de hoy, España está en disposición de crear 1,25 millones de empleos pero que "eso puede cambiar a mejor o a peor" dependiendo del marco regulatorio, ya que las decisiones políticas pueden provocar que esa generación de empleo se traslade a otros países.

También ha destacado que España va "a tener que afrontar un proceso de readaptación de muchos trabajadores", lo que supondrá "un esfuerzo formativo", tanto por parte de aquellos que ya tienen un empleo como de los jóvenes que quieren entrar en el mercado laboral.

Sobre esta cuestión, el estudio pronostica que la brecha entre las necesidades de las organizaciones y la oferta en el mercado laboral va a aumentar porque las empresas van a demandar candidatos con perfiles tecnológicos que no van a poder cubrir.

En este sentido, destaca que en 2016 hay 69.000 alumnos matriculados en carreras científicas y tecnológicas, el 26 % del total de estudiantes, lo que supone un descenso de 65.000 alumnos desde 2009, y advierte de que el número de estos estudiantes descenderá a un ritmo anual del 3,3 %, hasta ser 57.600 en 2021.