Diario Vasco

París, 30 nov (EFECOM).- Tres de los cinco empleados de Air France que fueron juzgados por agredir físicamente a dos directivos al presentar un plan social en octubre de 2015, y a los que rasgaron las camisas en unas imágenes que dieron la vuelta al mundo, fueron condenados hoy a penas de cárcel exentas de cumplimiento.

El Tribunal Correccional de Bobigny, en las afueras de París, dictó para esos tres miembros del sindicato Confederación General del Trabajo (CGT), que fueron despedidos por esos hechos, penas de cuatro meses de prisión, para uno, y tres, para los otros dos, que sólo tendrían que cumplir entre rejas en caso de reincidencia.

Además, habrán de pagar un euro simbólico a la compañía aérea. Los otros dos encausados por violencias voluntarias quedaron absueltos por esos cargos.

Los jueces impusieron una multa de 500 euros a otros diez trabajadores o exempleados por los daños materiales que causaron en la sede de la aerolínea, en el aeropuerto Charles de Gaulle de París, ese famoso 5 de octubre del pasado año, cuando responsables de Air France dieron a conocer en una reunión del comité de empresa un programa de reducción de 2.900 empleos.