Diario Vasco

Rabat, 30 nov (EFE).- El hombre que el pasado agosto asesinó al imán de una mezquita de Tetuán (norte del país) y a uno de los fieles fue condenado a muerte ayer por el Tribunal de Apelación de la ciudad, informa hoy el sitio local pressetetouan.com.

Los hechos sucedieron el 9 de agosto, durante la oración del alba, cuando un hombre, aparentemente desequilibrado y con síntomas de histeria, irrumpió con una espada en la mezquita Al Andalus, dentro de la medina.

Sin razón aparente, el individuo, de unos 30 años, atacó a los asistentes y mató a las dos personas.

Los medios oficiales presentaron al hombre como "un desequilibrado mental" que era paciente del hospital siquiátrico de la ciudad.

Las condenas a muerte son raras en Marruecos y suelen pronunciarse para casos que causan gran alarma social, como los atentados terroristas o los asesinatos de menores de edad.

Sin embargo, no hay ejecuciones desde el año 1994, lo que equivale a una moratoria de hecho, pese a que el Gobierno marroquí se resiste a reconocerlo oficialmente y se ha negado a eliminar la pena de muerte de su código penal (solamente ha restringido el número de casos en los que se aplica).