Diario Vasco

Pekín, 30 nov (EFE).- La diócesis de Chengdu (capital de Sichuan, al oeste de China) ha celebrado hoy la ordenación del obispo Tang Yuange, con el beneplácito de Pekín y del Vaticano, cuando ambas partes han aumentado los esfuerzos por acercar posturas.

La ceremonia se celebró hoy en la catedral Pinganqiao de Chengdu y fue atendida por numerosos curas, monjas y otros representantes del clero, según publica este miércoles la página web católica independiente asiática UCA News, que opera desde Hong Kong.

Este medio señala que a la ceremonia también acudió el obispo chino Lei Shiyin, excomulgado por la Santa Sede desde 2011, y que contó con la aprobación del Gobierno chino y del Vaticano.

La ordenación se produce en medio de informaciones que apuntan a que Pekín y la Santa Sede habrían avanzado en sus negociaciones para llegar a un acuerdo sobre la ordenación de obispos, uno de los grandes escollos de sus relaciones.

China rechaza que el Vaticano pueda nombrar obispos y por ello existen en el país dos Iglesias católicas: una oficial ("patriótica") controlada por el Gobierno comunista y otra semiclandestina, en comunión con Roma y perseguida por Pekín.

No obstante, las relaciones entre China y el Vaticano han experimentado un cierto acercamiento desde el pontificado de Francisco, que no oculta su deseo de viajar a la segunda economía mundial, país nunca visitado por papas.

Así, ambos lados han manifestado en los últimos meses su voluntad de mejorar sus relaciones, y Pekín ha reclamado varias veces al Vaticano que dé "pasos concretos".

Algunos expertos consideran que las conversaciones entre China y el Vaticano no versan solo sobre la ordenación de obispos, sino que intentan firmar un concordato más extenso, y UCA Noticias indica que el último encuentro entre ambas partes se produjo a comienzos de noviembre en Roma a puerta cerrada.

En China existen entre ocho y doce millones de católicos divididos entre los pertenecientes a la "Patriótica" y la clandestina.

El Vaticano y China no mantienen relaciones diplomáticas desde 1951, después de que Pío XII excomulgara a dos obispos designados por el Gobierno chino, que a su vez expulsó al nuncio apostólico (diplomático), estableciendo su delegación en la isla de Taiwán.

En 2016, una diócesis de Henan, en el centro de China, ordenó al primer obispo católico del país en los pasados tres años, Joseph Zhang Yinling.