Diario Vasco

Washington, 30 nov (EFE).- Los compuestos químicos hallados en la cerámica utilizada en tres antiguos asentamientos en Turquía datados en la Edad del Hierro sugieren que hubo un patrón de comercio más complejo del que se cree en el este del mar Mediterráneo durante esa época.

La evidencia surge de un estudio publicado hoy en la revista PLOS, en el que científicos de las universidades de Florida y de Chicago investigaron objetos de cerámica blanca y bicolor, típicos del estilo desarrollado en la isla de Chipre en la Edad del Hierro, que fueron hallados en Turquía.

Tras analizar los objetos con rayos x para conocer su composición química, los investigadores descubrieron que en el antiguo asentamiento de Çatalhöyük, en el sur de la península de Anatolia, y en Tell Judaida, sitio arqueológico de Antioquía, la cerámica era importada desde Chipre.

En cambio, en la zona de Tayinat, en el sureste de Turquía, la cerámica de estilo chipriota también fue producida localmente.

"Se asume generalmente que este estilo de cerámica fue importado desde Chipre, pero encontramos que parte del material había sido producido también en Antioquía", dijo hoy a Efe Steven Karacic, uno de los autores de la investigación.

"Pensábamos que si había producción local, ésta sería casi una imitación barata y no estaría integrada en la economía central", agregó.

Sin embargo, los resultados mostraron que eso no era así.

"Es significativo porque tenemos que pensar esto más allá de un simple patrón económico de intercambio. Quizás también haya sido social", explicó.

El estudio sugiere que una de las posibles explicaciones para la presencia de recipientes producidos localmente solo en Tayinat, que funcionaba como capital en esa zona, está relacionada con las costumbres de las élites.

"El mayor número de élites que ofrecían banquetes en la ciudad capital elevó la demanda a un punto en el que se necesitó una fuente suplementaria", razonan los investigadores.

Otro de los puntos que todavía desconocen es la forma en la que Tayinat llegó a producir esa cerámica: ¿se mudaron los alfareros chipriotas al sudeste de Turquía o los locales empezaron a imitar el estilo?

"Esa es una gran pregunta que necesitamos responder a partir de ahora", señaló Karacic.

Los objetos de alfarería representan una de las herramientas más valiosas con las que cuentan los arqueólogos para estudiar diversas categorías de las culturas antiguas, como las interacciones económicas, debido a su ubicuidad y a su duración en el tiempo.